IFMNOTICIAS

La pelota…

Por: Andrés Gil Gallego – Chapugol

La pelotera que hoy vive el fútbol femenino en Colombia, se formó cuando una “pelota” de directivo le dio por decir que la Liga Femenina era un cultivo de lesbianismo y alcahuetería de borrachas, que sea verdad o no, eso no se sabe, pero que ese pelotazo le dio directo al ego de las damas que lo practican, les dio.

Y es que tirar semejante pelotazo, fue un acto de irresponsabilidad, hombre, que ese sea su pensamiento, está bien, pero que lo manifieste ante los medios es muy distinto a decirlo en una reunión social. Desde ese momento, fue como si se hubiese agitado un panal, en el cual todo era dulzura, pero que en el interior había un toque de amargura por ciertas irregularidades. ¿Cuáles irregularidades? Un solo ejemplo: Las Campeonas de la Copa Libertadores, las niñas de Huila, durmiendo en el piso en un aeropuerto. De ahí se conocieron las diferencias en las premiaciones con los hombres y ese trato “distinto” hacia ellas y la valoración de sus logros.

Ya despiertas luego de ese pelotazo, comenzaron a salir declaraciones de las “Chicas Super Poderosas” como se les conoce popularmente, con ciertos miembros del cuerpo técnico de la Selección Colombia. Abuso de confianza, manoseo, propuestas indecentes, en fin, distintas actuaciones que se habían callado quizás por el temor de ser juzgadas en medio de una sociedad machista.

Destapada la olla podrida, algunas pelotas de la Federación salieron a decir que si es tanto el problema, la solución era muy sencilla, acabar con la Liga Femenina y empezar a trabajar con niñas jóvenes (Quizás unas más inocentes que no protesten como lo están haciendo las mayores) y disminuir el apoyo a la Selección Femenina y enfocar todo el esfuerzo a las categorías menores.

Cómo quien dice, la solución de las pelotas de dirigentes es quitarle la pelota al equipo mayores femenino y dárselo a las juveniles, y así cortar de tajo el “problema”. Nada más infantil y retrógrada que este pensamiento dirigencial.

Pero el descaro no está solo aquí, esas mismas pelotas que están en la Federación y que con pelotazos pretenden silenciar a las chicas, desean ¡postular al país como sede del mundial femenino! No me crean tan pelotudo, la redonda se respeta, sea pecosa o rosada. Definitivamente, en la Federación hay muchas pelotas.

Comentarios: 0