viernes, septiembre 17, 2021
InicioOpiniónColumnista InvitadoJuntos podemos vencer al comunismo

Juntos podemos vencer al comunismo

Por María Clara Gómez

La semana anterior en Ventana Abierta, espacio de IFMNOTICIAS.COM, tuvimos la oportunidad de escuchar a Pierre Onzaga Ramírez, apasionado de las cosas simples, arquitecto, empresario, picado por el bicho de la participación social y el liderazgo ciudadano, convencido de la necesidad de construir conjuntamente para una mejor sociedad, lo cual le ha llevado a ser columnista de importantes publicaciones nacionales y asesor en diferentes entidades públicas y privadas.

Probablemente algunos lo recuerden por ser el promotor, con algunas personas más, del grupo “Un millón de voces contra las Farc” que dio como resultado la realización de las multitudinarias marchas el 4 de febrero del 2008 con el lema “No más farc” y que tuvieron lugar en las principales ciudades colombianas y en muchos lugares en el exterior. Una movilización con un propósito claro y concreto que dista mucho de lo que hoy ocurre en el país con la mal llamada protesta social que se caracterizan por tener objetivos claros y están marcadas por el vandalismo y la destrucción.

Estas marchas contra las farc fueron, además, una importante voz de aliento al gobierno nacional para actuar en contra de este grupo terrorista. De esto surge una de las preguntas que debería hacerse cada uno de los colombianos en este momento coyuntural para el país: ¿Qué papel tengo yo para transformar el país?.

Hechos como las marchas contra las farc, la respuesta No al plebiscito propuesto por Santos, el ver en el Senado personajes que a pesar de su vinculación a este grupo terrorista sin que hayan pagado un día de cárcel, legitimando a un grupo terrorista, con una justicia creada a su talla para garantizar impunidad producto del mal llamado “Acuerdo de paz”. Hoy se requiere desde la ciudadanía una voz firme para manifestar su inconformidad con estas situaciones a la vez que ofrezca respaldo a las instituciones.

Esa voz incluye también a los empresarios. Un rol igualmente importante que requiere no solo la generación de empleo sino aportar a la reconstrucción del tejido social y estar atentos a las discusiones que se tienen en el país, con una voz política independiente del concepto partidista, sin olvidar que somos seres políticos por excelencia. Hay que corregir el error estratégico de no hablar de política y, por el contrario, generar las discusiones que permitan el entendimiento social necesario para encontrar las soluciones a las necesidades que se tienen.

Cabe recordar, como lo indica Onzaga, que el 90% del empresario corresponde a los pequeños empresarios y el 80% del empleo es generado por ellos, generando aproximadamente el 35% del PIB. De ahí que su rol y el impacto en la sociedad esté más allá de la actividad productiva. Por ello los empresarios deben unirse para generar las transformaciones que requiere el país.

De aquí se desprende un importante cuestionamiento al rol cumplido por los gremios, donde si bien se han visto algunos pronunciamientos particulares como en el caso de Fenalco, particularmente en el caso de las Cámaras de Comercio los empresarios cuestionan duramente su papel, cuyo papel no han superado el contar el número de empresas para llevar a los empresarios a tener una incidencia real.

Por esta razón los empresarios se ven acéfalos en el país. Ello ha llevado a la creación de corporaciones de empresarios que buscan llenar este vacío actual.

Pierre también envía un mensaje a aquellos ciudadanos que evitan hablar de política y educar a sus hijos sobre ella. Para ello cita una excelente expresión de su madre quien dice “La política es hermosa, el problema es lo que hacen los políticos con la política”.

Esto es un error estratégico para el país. Hay que entender estos temas, entender el papel del Estado. Ello posibilita fortalecer la participación, comprender el rol de los entes de control. Entender el Estado es aportarle al país. De lo contrario seguiremos padeciendo las decisiones de quienes aprovechan este rechazo ciudadano acerca de la política. Cuando hay diálogo hay entendimiento. Discutir sobre política lleva a acuerdos.

Hoy día se anula el debate y la discusión, llevando al señalamiento y la discriminación como hoy día ocurre con quienes apoyamos el plebiscito, calificándonos como “enemigos de la paz”. Sin embargo, nos quedamos quietos y hoy el país vive las consecuencias de este silencia, con criminales de lesa humanidad en el Congreso, dictando leyes y actuando como faros de la moralidad pública. Este acuerdo es muy distinto al que proponía Álvaro Gómez Hurtado quien siempre se refirió al “Acuerdo sobre lo fundamental”. El acuerdo Santos-Farc fue diseñado para legalizar un negocio, para legitimar a un grupo criminal.

Para enfrentar la amenaza comunista, los empresarios han empezado a actuar en la reconstrucción del tejido social, educar a los jóvenes acerca cómo trabajan los empresarios, así como proyectos de inclusión social. Pierre señala que se han efectuado diferentes talleres que han permitido conocer diferentes posturas donde ha estado presente la pregunta acerca de cómo incluir el emprendimiento en las regiones, cómo lograr que el emprendimiento sea el motor de desarrollo del país.

El enseñar a las comunidades a generar proyectos con vinculación con otras empresas les permitirá generar valor para sus propias regiones. Comprender lo que es generar riqueza y no esperar a que llegue una ayuda del gobierno, las cuales son importantes en momentos específicos, pero que limitan el potencial de desarrollo de las personas. Lo que han empezado a hacer los empresarios agrupados en estas corporaciones es pensar soluciones para las necesidades del país y proceso que se está gestando en todo el país.

Varias agremiaciones como Acuerdo Integral, Empresarios por Colombia, Metropaís, son algunos ejemplos de entidades comprometidas con la generación de emprendimiento e incentivar el rol activo de los empresarios en el país. De este modo pueden enfrentarse las amenazas regionales que se ciernen sobre las instituciones, sus valores, con narrativas que buscan cambiar la realidad y aumentar la exclusión imponiendo un pensamiento que se instaura en contra de la democracia y la institucionalidad.

Aquí también surge un reto en tanto es necesario generar unión, trabajo en equipo para tener capacidad de incidencia y lograr las transformaciones que necesita el país. Así es posible enfrentar individuos que llegan a copar colectivos sociales con discursos populistas y que trabajan no en función de resolver las necesidades de las comunidades sino en aumentar las brechas y el resentimiento de clases. De esta forma las elecciones son una oportunidad de cambio.

Aquí es vital la participación de los jóvenes que requieren ser convencidos con hechos y datos, pero que mantiene una esperanza de cambio. Ello incluye revisar lo malo que han hecho los políticos que se han apoyado y que la discusión política supere la posición ideológica para alcanzar soluciones reales que nos unen, con sentimientos comunes como el rechazo a la corrupción, superar las brechas sociales, donde hay interés sobre los temas ambientales, entre otros. De ahí la importancia de discutir, lograr encuentros y rechazar las dicotomías que dividen.

ÚLTIMAS NOTICIAS