Inicio Denuncia (INVESTIGACIÓN) ¿Por qué el Jardín Botánico está en peligro? Historia de la...

(INVESTIGACIÓN) ¿Por qué el Jardín Botánico está en peligro? Historia de la trama que le quitó los contratos para entregarlos a dedo

En septiembre del año pasado y sin que existiera mucha lógica en el momento para la toma de la decisión, el Alcalde de Medellín anunció el cambio de objeto social de Metroparques.

La noticia que fue reseñada en su momento por IFMNOTICIAS.COM a modo de denuncia, ya indicaba que en la ola de ideas de cambio de objetos de entidades públicas, se estaba saltando la ley de contratación, pues al permitir que las propias entidades de la administración Municipal hagan sus «convenios y contratos interadministrativos», habilitaba a la contratación a dedo sin tener que generar pliegos, ni invitaciones para contratar, ni licitaciones. Era la puerta para la contratación directa sin controles.

Con el nuevo alcance de Metroparques, la entidad dejó de velar por los intereses recreacionales de los habitantes de la ciudad y se convirtió en una empresa que puede contratar, desde obras civiles, hasta mantenimiento de parques, infraestructura y cuanta cosa mas quiera; sin tener que rendir cuentas si el contratado es el más idóneo o si solo se hacen los contratos por conveniencia política.

Digamos, por lo pronto, que ese cambio de objeto, fue el comienzo para que se surtiera, en menos de cuatro meses, las acciones que terminan jugando en contra del Jardín Botánico.

El Jardín Botánico de Medellín, Joaquín Antonio Uribe, es quizás, una de las entidades más queridas por los medellinenses y no solo por ese maravilloso espacio verde que, gratuitamente permite desde la formación de los niños en temas ambientales o por ser espacio de recreación familiar, sino porque de él mismo, se desprendía hasta ahora, todo el cuidado de los árboles, jardines y zonas verdes de la ciudad y que han hecho estéticamente bonita al «tacita de plata», como se le llama a Medellín.

Esto ha sido posible, gracias a que el Jardín Botánico, cuenta con toda la organización, los profesionales, técnicos especializado y operarios para brindar a la cuidad, desde educación, capacitación, investigación en materia de el activo natural de la ciudad. Prácticamente el Jardín, se convirtió en un patrimonio de Medellín y sus habitantes.

Hasta hoy, muchos de los habitantes de la ciudad, creían que esta era una entidad adscrita a la Alcaldía de Medellín como una entidad oficial, pero no. El Jardín Botánico sí contó entre sus fundadores con la administración municipal, que hoy en día, conserva dos asientos en la Junta Directiva, pero es una fundación sin ánimo de lucro que hace gestión en beneficio de los ciudadanos y que, igualmente hasta hoy, ha permitido el ingreso gratuito a los ciudadanos y a muchos de sus servicios.

Esto ha sido posible, porque desde mucho tiempo atrás, los alcaldes de turno, han entendido que una entidad privada sin ánimo de lucro como esta, tiene no solo la experiencia y el acumulado histórico para atender las necesidades de la ciudad en materia de mantenimiento y formación ambiental, sino porque saben que no es una entidad que hace negocio con el dinero público.

Al menos así, fue hasta que llegó de alcalde Daniel Quintero. El Jardín Botánico, desde el 2008, venía sosteniendo con el Municipio de Medellín, un contrato que se planteó para el 2020 en 12 mil millones de pesos para atender el mantenimiento de los espacios verdes de la ciudad, pero el año pasado pese a que el presupuesto estaba aprobado desde la administración anterior, le fue recortado el presupuesto por parte de la alcaldía, aduciendo que la pandemia obligaba al recorte de 5 mil 250 millones de pesos durante el 2020.

Esta sería la primera alerta. Lo curioso es que desde la alcaldía se adujo que el recorte era porque no había dinero, pero curiosamente, un contrato por valor similar al reducido al Jardín Botánico se hizo entre la Secretaría de Infraestructura Física en un interadminstrativo con Metroparques para atender, con privados, parte de lo que ya venía haciendo el Jardín: «Conservación de jardines, árboles juveniles y mantenimiento de zonas verdes». Es decir, no fue realmente una reducción, sino que desde ese momento, ya se experimentaba cómo se podía perfilar el nuevo negocio con privados contratados a dedo por la administración municipal y hacerle el quite a las licitaciones.

Con esa reducción del 42% del presupuesto aprobado en el 2019, le tocó acomodarse al Jardín y comenzar a pensar en cómo sostener toda la operación. Ahora mismo, el Jardín Botánico sustenta su presupuesto dividido en un 65% del ingreso que le generaban los contratos con las secretarías de Infraestuctura y del Medio Ambiente; y un 35% de contratos de formación, educación, asesoría y servicios que presta a las empresas privadas de la ciudad. Es así como han podido mantener el parque del Jardín Botánico y la entrada gratuita a todos los ciudadanos.

Al llegar el 2021, la alcaldía entró en un silencio sobre los contratos para el Jardín Botánico y de repente se conoció que estos contratos se ejecutarían a través de Metroparques. Entre los argumentos de la alcaldía, está el que es más barato contratar con una entidad de la misma administración; pero realmente esto es una falacia, teniendo en cuenta que los excedentes que se generaban en algún momento en el Jardín Botánico, se regresaban a la ciudad, entre otras, con la entrada gratuita y otros servicios; mientras que con privados, se busca una ganancia del negocio que llega unos cuantos bolsillos, y de manera sospechosa.

Cuando se dio por primera vez la alarma sobre el riesgo que podía tejerse sobre el futuro del Jardín Botánico, el Alcalde de Medellín salió en los medios de comunicación, diciendo que «si le toca pararse en la puerta del Jardín a vender empanadas, lo haría para salvarlo». La frase populista podría haberse considerado cierta, de no ser porque esa misma semana, se entró en un nuevo silencio con el Jardín Botánico, sin posibilidad de entrar en un diálogo que pudiera permitir una negociación para hacer algún tipo de trabajo que permitiera mantener, en parte, los ingresos, la estabilidad laboral de cientos de jardineros y el mantenimiento de los programas sociales que desarrolla el Jardín.

Tras esta alerta, se sumaron los mensajes en twitter de ciudadanos preocupados que buscaban respuestas sobre lo que está ocurriendo.

¿Qué hay detrás?

La ruta de la investigación periodística que ha desarrollado IFMNOTICIAS.COM comenzó en Metroparques con la sospecha del verdadero propósito del cambio de objeto que se confirmó luego de la alerta de la Directora del Jardín Botánico, Claudia Lucía García en el video que se hizo viral y de los llamados de atención como el de la excandidata al Concejo de Medellín, Julia Correa Nuttin.

Profundizando, encontramos como la tal reducción de presupuesto que era obligada por el tema de la pandemia a los contratos que tenía la Fundación del Jardín Botánico, correspondía en igual monto a la solicitud de unos nuevos contratos interadministrativos entre la Secretaría de Infraestructura y Metroparques, los mismos que fueron tramitados a través de correos electrónicos. Todo coincide con el silencio en la interlocución con el Jardín Botánico por el mes de Septiembre del año anterior.

Evidencia No Obligacion Presupuesto ATENEA 150920 by Ifm Noticias on Scribd

En estos correos, se puede ver que se buscaba la manera de generar el convenio interadministrativo del que debían pegarse de un contrato similar, es decir, de los contratos que por el objeto, ya se venían realizando con el Jardín Botánico, pero sin contar con ellos.

Una de las grandes limitantes que se dio en las discusiones del piso 7 de la Alpujarra, fue precisamente el de la experiencia. Esto significó un reto para poder proceder con el contrato interadministrativo, pues Metroparques no tenía como sustentar el requisito de la experiencia para el objeto en cuestión, lo que finalmente pasó por orden directa de superiores que ordenaron no tener en cuenta este ítem, total dijeron, la experiencia la debería acreditar el privado a subcontratar.

Dentro de los ítems que copiaron de otros contratos para poder cumplir, está el componente del presupuesto de la secretaría de Infraestructura Física y Metroparques, para ello diseñaron un excel con algunas de las consideraciones que creyeron deberían considerarse.

Propuesta Economica Infraestructura 150920 by Ifm Noticias on Scribd

Es claro que el presupuesto era un techo y fue construido para gastar el dinero total disponible, no porque el servicio costara en su construcción el valor de los 5.200 millones de pesos. Era necesario poder acomodar los valores como fuera y así se hizo.

Pero las prisas eran grandes y los pasos muchos antes de llegar al contrato interadministrativo, así que se inventaron unos estudios previos que, revisados para IFMNOTICIAS.COM por expertos en la materia, lo definen como «vergonzoso», pues carece de la rigurosidad necesaria para definir el alcance de lo que se debe realizar.

Estudios Previos 25092020 (2) by Ifm Noticias on Scribd

Para poder hacer que el dinero quitado a Metorparques pudiera ir a las manos precisas de los amigos del alcalde, era necesario dar un concepto que pudiera habilitar a esta entidad, basado en su nuevo objeto social, para que pudiera contratar a dedo y así fue. Aprovecharon que era necesario dentro de los requisitos, hacer un análisis del mercado y en éste, acomodaron el concepto habilitante para que se pudiera soportar que Metroparques podía, sin problema alguno, contratar sin tener que pasar por licitación o invitación y hacerlo directamente sin importar que el contrato es de mayor cuantía y que, según la ley, debe ser a través de otra figura como licitación como se debería otorgar este contato.

Este es el texto completo del Análisis del Sector Económico diseñado para poder que el contrato interadministrativo, diera permiso a la contratación posterior de privados escogidos a dedo.

ANEXO – análisis del sector económico METROPARQUES 100920 (1) by Ifm Noticias on Scribd

Todo se hizo en tiempo récord, pues era necesario ejecutar ese contrato y «gastarse» ese dinero en el 2020 y el proceso recién comenzó en septiembre, así que antes de contratar a los privados, era necesario perfeccionar el contrato interadministrativo, para poder luego contratar a dedo a los amigos del alcalde. Es así como el contrato ve la luz en el mes de octubre, concretamente el día 13 con las firmas de Natalia Urrego Secretaria de Infraestructura Física y el gerente de Metroparques, Jorge Enrique Liévano. Una particularidad: el contrato tenía que ejecutarse en tres meses.

Contrato Sif- Metroparques (1) by Ifm Noticias on Scribd

Pero comenzó la pérdida de dinero. El contrato que inicialmente costaba $5.200 millones, de repente solo podría administrar $4.828.474.202 pesos, dinero al que había que restarle los «honorarios» del 7% equivalentes a $337.993.194 pesos y al saldo, restarle además el iva del 19% por valor de $64.218.707, quedando para que se pudiera actuar en el objeto del contrato con $4.426.262.301, perdiéndose en este recorrido, $773.737.699 de pesos.

El dinero que ya se quedaba en el camino por efecto del proceso de contratación, se tendría que repetir con los contratistas privados, es decir, el valor a utilizar en el objeto sería mucho menor; pero eso no importó, porque ya con contrato interadministrativo en mano, el tema era comenzar el proceso de contrato a dedo entre Metropaques y los privados. y era urgente.

Los elegidos son un cuestionado clan familiar del municipio de Andes y cuyas oficinas están en el mismo municipio, denominado «Reforestadora El Líbano SAS», en cabeza del señor Absdrual de Jesús Vélez Orozco y quien para efectos de contratación, ha sabido dividir la familia en varias empresas, como El Líbano a nombre de su esposa y representante legal Luz Eliana Henao Rodríguez y Construgeo SAS a nombre de su hija y representante legal Carolina Velez Heano.

El Libano by Ifm Noticias on Scribd

ConsTruGeo by Ifm Noticias on Scribd

Con esta empresa Construgeo SAS, fue con quien se celebró un cuestionado contrato para el mantenimiento de la grama del Estadio por parte del INDER en octubre del año pasado a través de un contrato interadministrativo INDER – Metroparques y asignado a dedo a la empresa de Velez Orozco por valor de $2.474.667.584 que tuvo tropiezos por el desconocimiento de la norma de aprovechamiento forestal por el que el intermediario, Metroparques, deberá pagar una millonaria sanción interpuesta por el Área Metropolitana.

A propósito. La grama quedó tan mal arreglada que tuvo cuestionamientos por parte de la Conmebol que estuvo a punto de cancelar uno de los partidos de Copa Libertadores por la fecha 6 de ese torneo, teniendo que llamar a otras empresas para que ayudaran a dar solución.

Pero este nombre de Absdural Vélez no es nuevo en el mundo de los negocios a dedo en el departamento. Sus empresas han facturado, de repente, millones con el sector público y tiene señalamientos serios de contratos sospechosos en la Gobernación con el tema de la Reforestación, en el Área Metropolitana, el INDER, la Secretaría de Infraestructura y Metroparques, entre otros, muchos de ellos utilizando la figura de contratación directa. El patriarca Absdrual de Jesús Vélez Orozco, es reconocido por sus antiguos compañeros como quien fuera, en algún momento, el conductor de Eugenio Prieto, quien lo llevó posteriormente al Área Metropolitana del Valle de Aburrá, cuando este fue su director en 2016.

Según las fuentes, este conglomerado familiar, tiene la promesa por parte de la administración de Daniel Quintero, que logrará obtener contratos por valor de 150 mil millones de pesos en los cuatro años de mandato del alcalde. Los contratos prometidos están, principalmente, en el Inder, la Secretaría de Infraestructrura y Metroparques con quienes ya han tenido contratos durante el 2020.

Algunas personas señalan a la familia Vélez Henao, como la receptora del contrato que dejó sin trabajo a un centena de mujeres cabeza de familia y adultas mayores que se desempeñaban como las encargadas de la limpieza de las oficinas de la Alpujarra. Así lo señaló Amalia Perdomo, una de las afectadas por el cese de sus contratos en el espacio de IFMNOTICIAS EN VIVO.

La Reforestadora El Líbano y Construgeo a través del patriarca Absdrual de Jesus Vélez Orozco, fueron contactados por recomendación de quienes gestionan los contratos ante la Gobernación de Antioquia y el Área Metropolitana a través del hermano del alcalde Miguel Quintero. Las fuentes dan cuenta que las empresas de la esposa de Vélez Orozco y la de su hija de quien es socio en un 90%, le está ayudando en la construcción de una moderna finca al hermano del alcalde en el municipio de Girardota, siendo El Libano y Construgeo las encargadas del paisajismo del predio.

Metroparques y a la luz del contrato suscrito con la Secretaría de Infraestructura, procede con la «Reforestadora El Líbano» y comienza a toda máquina, el proceso de contratación. El tiempo es mínimo, ya es octubre y el contrato debe estar terminado antes del 31 de diciembre, pues es el tiempo que se tiene en el interadministrativo y le «meten el acelerador».

Es así como el contrato a dedo, se firma el 23 de noviembre del 2020 y ese mismo día se hace el acta de adjudicación de «invitación privada» sin que quede constancia del interventor y para ejecutarse antes del 31 de diciembre y hacerle mantenimiento a todos los jardines y zonas verdes de la ciudad.

Varias cosas llaman la atención entre los que se destacan de este contrato, uno es que de los $5.200 millones de pesos iniciales el contrato solo ejecutaría $3.904.066.000. Es decir, en el camino ya se quedaron entre trámites, impuestos, honorarios y otros, $1.295.934.000 pesos. Es claro, además, que de ese dinero del contrato, El Libano se quedó con un alto porcentaje a modo de ganancia, como empresa con ánimo de lucro que es, rebajando el monto real con el que se trabajó por la ciudad.

Otra de las cosas que llama la atención es que en todo este tiempo, el Jardín Botánico habría podido mantener los jardines de la ciudad. Ese período coincide con las quejas y fotos de los ciudadanos por el descuido de la cuidad en su áreas verdes que complementaron con las basuras. Uno mas que también llama la atención, es el que quedó consignado en el acta de constancia de Adjudicación de Invitación privada en el que se permite la extensión de la póliza de garantía por 24 meses si no se lograra cumplir el contrato en el tiempo determinado del contrato (31 de diciembre) y de un tiempo de póliza de cumplimiento anexada que era solo de 4 meses.

C_PROCESO_20-4-11390298_205001122_81937222 by Ifm Noticias on Scribd

Es así, como nació el problema de la Fundación del Jardín Botánico, pues esta fue la primera prueba de la alcaldía para que se trasladaran los contratos que le permiten al Jardín tener vida y continuar prestando sus servicios a la ciudad, al clan familiar de Andes y con quienes pretenden hacer el trabajo que viene realizando por tanto tiempo la Fundación.

Es la Reforestadora El Líbano y las empresas familiares a nombre de esposa e hija de Absdrual Vélez, quien ahora y según las fuentes que provienen de la misma administración, quien recepcionará, de ahora en adelante los contratos que tradicionalmente tenía el Jardín Botánico, pero no serán los únicos, porque según cuentan desde la alcaldía, los propietarios de El Líbano, están acondicionando sus empresas para amarrar contratos de Tecnología, Obras Civiles entre otros.

Así las cosas, el S.O.S. enviado desde el Jardín Botánico es claro. Sin estos recursos habrá que cobrar la entrada y aun así, estos ingresos serían insuficientes ante lo que deja de recibir por el arrebato de estos contratos, que significan el 65% de los ingresos totales de la Fundación; arriesgando que el Jardín deba cerrar y por lo visto, no es cierto que el alcalde se ponga a vender empanadas para salvarlo, porque si así fuera, no le habría quitado los contratos para darlos a un privado que agrandará sus bolsillos y quedando la sospecha, de si de esas ganancias, habrá de compartirse con alguien. Esta es otra mentira del alcalde Daniel Quintero.

Hace unos días el Alcalde salió en medios diciendo que trabajan en la manera de dividir 7 mil millones de pesos para el 20201 para mantenimiento de zonas verdes en la ciudad, entre Metroparques y el Jardín Botánico. La sola declaración se sale de toda lógica pues al dividir esa cifra, se habla realmente de 3.500 millones para todo el año, cuando el solo contrato ejecutado por la Reforestadora El Líbano entre el 23 de noviembre y el 31 de diciembre del 2020 fue de $3.904.066.000 pesos, es decir, en un solo mes, se ejecutó lo que el alcalde pretende dar al Jardín para un año.

Queda en las manos de los organismos de control y fiscalización como la Contraloría, la Procuraduría y la Fiscalía, tomar la decisión de actuar en este caso o continuar «haciéndose los de la vista gorda» ante estas nuevas irregularidades en los contratos que se desprenden del aparente modo sistemático que viene empleando la alcaldía.

Ya se entiende, porqué vienen desesperados cambiando el objeto social de tantas entidades adscritas: para poder contratar a dedo a los supuestos amigos cercanos del alcalde.