fbpx
jueves, julio 18, 2024
MÁS
    Medellín
    lluvia moderada
    19.5 ° C
    19.9 °
    19.3 °
    90 %
    1kmh
    40 %
    Jue
    27 °
    Vie
    27 °
    Sáb
    28 °
    Dom
    27 °
    Lun
    18 °
    InicioColombiaIntento de espionaje en el Congreso

    Intento de espionaje en el Congreso

    Desde hace algunos meses viene caminando un rumor entre las diferentes vertientes políticas, sobre la sospecha que el Gobierno de Gustavo Petro, estaría utilizando los organismos de inteligencia para interceptar a miembros de la oposición, periodistas, militares retirados y en fin todas aquellas personas que no estén de acuerdo con las políticas gubernamentales.

    La denuncia la ha realizado el senador de Cambio Radical, David Luna, el asunto se trata de una operación denominada «orión», esta estaría siendo ejecutada desde la Dirección Nacional de Inteligencia.

    La DNI está dirigida por Carlos Ramón González, que ha sido miembro del M-19, compañero de armas de Gustavo Petro y quien en la organización guerrillera se desempeñaba como escolta de su comandante, Carlos Pizarro.

    Todos estos antecedentes han generado preguntas y es por esto que el senador Luna ha insistido en un debate del control político a González para que explique si se hacen seguimientos a personas opositoras del Gobierno.

    El director de Caracol radio, Gustavo Gómez, en su cuenta de X compartió un mensaje que le había enviado un magistrado de una alta corte, que indica que su teléfono y chats, han sido intervenidos de manera ilegal por órganos de inteligencia del Estado.

    Otra denuncia de posible espionaje se dio en las oficinas de los representantes a la Cámara, allí dentro del contrato de modernización de las instalaciones se instalaron unos dispositivos que supuestamente controlaban las pantallas donde se ven los debates y la iluminación de las oficinas, pero se detectó que los dispositivos contaban con una cámara y micrófono.

    Incluso se supo, que algunos de los congresistas colocaron cintas sobre los dispositivos y pocos momentos después llegaban los agentes de seguridad del edificio del Congreso a pedir el retiro porque eso estaba prohibido.

    El caso es que debido a la polémica que se generó, los dispositivos se quitaron y que ya habían sido pagados en un contrato por cerca de $25 mil millones de pesos para la remodelación y actualización de los recintos.

    La cuestión es que los modernos dispositivos digitales permitían el video y audio de los sitios de reunión de los congresistas con sus Unidades de Trabajo Legislativo.

    El interrogante es ¿quién estaba interesado en enterarse de los planes y discusiones de los representantes a la Cámara y sus equipos de trabajo?

    El Gobierno se ha defendido de las acusaciones de espionaje a opositores, lo ha negado manifestando que defiende la democracia y no utiliza este tipo de métodos, pero las circunstancias parecen mostrar lo contrario, como dicen por ahí, «cuando el rio suena, orión lleva»

    ÚLTIMAS NOTICIAS