Inicio Seguridad Fuerzas Militares y de Policía neutralizan a alias Yepes o Memín, cabecilla...

Fuerzas Militares y de Policía neutralizan a alias Yepes o Memín, cabecilla del Clan del Golfo en Urabá y sur de Córdoba

118

Este sujeto sería el cabecilla principal de la subestructura Rubén Darío Ávila de este grupo armado organizado, según las informaciones.

Este resultado se da en desarrollo de la Operación Militar y Policial Agamenón II, que desplegó tropas del Ejército Nacional, la Armada, la Policía, la Fiscalía y aeronaves de la Fuerza Aérea en la región del Urabá, donde se dio la neutralización de alias Yepes o Memín, en el corregimiento de Mello Villavicencio, municipio de Necoclí, Antioquia. En el sitio las autoridades localizaron una granada, un arma corta, munición de diferente calibre, material de intendencia, comunicaciones y elementos de interés para la inteligencia militar.

Gracias a información de inteligencia y de la Red de Participación Cívica, se logró establecer que este sujeto estaba en la zona, portando material de guerra y controlando el negocio del narcotráfico y la salida de estupefacientes hacia Centroamérica, Estado Unidos y Europa. Allí se produjo su muerte en desarrollo de operaciones militares. La Fuerza Pública fue atacada con armas de fuego.

Alias Yepes o Memín, de 42 años de edad, tenía una trayectoria criminal de más de 22 años. Perteneció a las extintas AUC, y en 2007 se unió al Clan del Golfo como encargado de la seguridad de alias el Indio; en 2020 asumió como cabecilla principal de la subestructura Javier Yepes Cantero, con injerencia en el Bajo Cauca antioqueño y sur del departamento de Córdoba.

Por la confianza que se ganó de alias Otoniel, en 2021 es delegado como cabecilla de la subestructura Rubén Darío Ávila, con injerencia en Urabá y sur de Córdoba. Además, se encargaba del direccionamiento criminal y logístico en la confrontación contra el GAO Los Caparros y el residual E-18, por el control de las rentas ilícitas en Bajo Cauca, norte de Antioquia y sur de Córdoba.

Este sujeto era requerido por las autoridades por los delitos de concierto para delinquir agravado, tráfico y porte de armas de fuego y hurto agravado. Además, es señalado de ser responsable de desplazamientos en estas regiones, así como de ordenar asesinatos de líderes sociales e indígenas y de acciones criminales contra la Fuerza Pública.

Este resultado es un golpe contundente al Clan del Golfo que pierde un integrante clave. En la región se mantienen las operaciones militares y policiales contra los factores de inestabilidad que atentan contra la seguridad de la población.