IFMNOTICIAS

Frustrada la aparición de Pastor Alape en la ceremonia del Desembarco en Normandía.

Por: Eduardo Mackenzie

Félix Antonio Muñoz Lascarro, alias Pastor Alape (60 años) estaba invitado a hablar en un foro en Caen (Francia) organizado por Hervé Morin, un ex ministro de Defensa, pero tuvo que renunciar a última hora.

Temiendo que lo agarraran allí los americanos,  y se lo llevaran a una cárcel en Estados Unidos, el señor Alape renunció a hacer su aparición en ese evento. El artículo que publicó hoy un diario francés sobre ese punto presenta a Pastor Alape como un “ex combatiente” de las Farc. La fórmula “ex combatiente” tiene en Francia una connotación muy positiva, pues es empleada para designar a los hombres y mujeres caídos por defender su patria y a los miembros de la Resistencia contra Alemania nazi. No sería raro que alguien del gobierno francés se haya opuesto a última hora a la venida de ese individuo que no tiene nada de heroico.

La presencia de Pastor Alape en el Foro Normandía por la Paz es un gran insulto. En estos días se está conmemorando el 75 aniversario del Desembarco aliado en Normandía y el comienzo de la liberación de Francia por el ejército americano y sus aliados del mundo anglosajón.  Hervé Morin es el presidente del partido Les Centristes, y es el presidente del Consejo Regional de Normandía.

Hay en esa región, en estos días, centenas de ciudadanos norteamericanos y algunos de los héroes americanos,  ya muy ancianos y poco numerosos, que desembarcaron el 6 de junio de 1944 en las playas de Normandía para desalojar militarmente las tropas de ocupación de la Alemania nazi. Todos están aquí, como de costumbre, para las ceremonias oficiales. El presidente Donald Trump participará en las ceremonias oficiales, junto con el presidente francés, Emmanuel Macron.

Durante un reciente viaje por Colombia, Hervé Morin invitó a Pastor Alape a venir a Caen a disertar ante el Foro Normandía por la Paz, que comienza precisamente dentro de dos días, el 6 de junio. ¿Lo invitó para insultar a Donald Trump y a los veteranos de la segunda guerra mundial? Tal invitación fue, en todo caso, muy torpe e irresponsable. Hervé Morin no podía ignorar la pavorosa hoja de vida de Pastor Alape. No podía ignorar que ese personaje no ha sido siquiera amnistiado por los crímenes que cometió desde su ingreso a las FARC en 1983. Alape cometió atrocidades en varias regiones y departamentos de Colombia, como los Llanos Orientales, el Magdalena Medio, Cundinamarca, Antioquia, Bolívar, Boyacá y los dos Santanderes.

Pastor Alape hace parte, además, de la lista  de “los veinticinco mayores reclutadores, violadores y abortistas de las FARC”, según la agrupación colombiana de víctimas de las FARC la Rosa Blanca. Esta agrupación acusa a varios de los jefes de las FARC, incluido Alape, de haber cometido innumerables salvajadas contra mujeres y menores reclutados o secuestrados por las FARC durante varios años. Sara Morales, presidenta de la Corporación Rosa Blanca, fue reclutada a los 11 años por esa guerrilla. Ella reveló en diciembre de 2017 los detalles de las violaciones y abusos sexuales, abortos forzados y entierros clandestinos que cometían los “comandantes” de esa infame guerrilla contra sus propias reclutas femeninas. Sara explicó que ella estuvo bajo el mando de Pastor Alape y que éste “siempre permitió los abusos contra las guerrilleras y, como comandante, siempre tuvo compañeras sentimentales menores de edad”.

La prensa de Caen presenta a Alape como un “senador” y un  “exguerrillero”, cuyo “testimonio” era “muy esperado en el Foro Normandía por la Paz”. Pastor Alape no es un senador. Ni él, ni ninguno otro de los jefes de las FARC que ocupan abusivamente escaños en el Congreso colombiano han sido elegidos. Ocupan esos escaños ilegalmente, gracias a un acuerdo entre las FARC y el ex presidente Santos, firmado en La Habana. Ese pacto no tiene validez jurídica alguna pues fue rechazado total y expresamente  por el pueblo colombiano en el referendo de octubre de 2016.

Las FARC, incluso el partido que formaron con esa misma sigla, no han renunciado

a su política leninista de “combinar todas las formas de lucha” (léase combinar todo tipo de crímenes) para construir el socialismo.

La justicia norteamericana ha pedido la extradición de uno de los jefes de las FARC, y del partido FARC, alias Jesús Santrich, por estar involucrado en una operación de tráfico de droga posterior a los llamados “acuerdos de paz”. Pero la justicia colombiana, destrozada por el acuerdo FARC/Santos, ha puesto en libertad a Santrich, así como a los otros jefes de las FARC, incluido Pastor Alape, a pesar de las protestas masivas de los ciudadanos.

 

Comentarios: 0