IFMNOTICIAS

Francia, campeona del mundo

Los galos se impusieron 4-2 a Croacia y se quedaron con el trofeo por segunda vez en su historia. Didier Deschamps se convirtió en el tercer potagonista en levantar la Copa primero como jugador y ahora como entrenador

INTERNACIONAL.Francia vuelve al olimpo del fútbol. Con justicia. Con la mezcla perfecta de juego y carácter. De la mano de una generación dorada que conoció de un sonoro fracaso, como perder la Eurocopa en casa hace dos años, para ponerse de pie y cobrarse revancha en el mayor escenario. Sin demasiado vuelo futbolístico por algunos pasajes del torneo, pero con individualidades que resuelven las situaciones más incómodas, como se las planteó Croacia en la final. Con jóvenes liderados por el indescifrable Mbappé, dispuestos a comerse a cuanto rival se le plante enfrente. Y con un técnico que ya sabía cómo ganar una definición de este tipo como jugador. Un cóctel perfecto para acariciar por segunda vez en su historia la Copa del Mundo tras el 4-2 sobre el equipo balcánico. Si le faltaba una última prueba, volteó al cuadro de Modric y compañía. Ni más ni menos.

Fue el mejor equipo de todo el Mundial. Sin duda. Quizás sin el brillo excesivo que marcaba la presencia de tantas figuras en su plantel, pero con la capacidad para resolver todos los problemas que se le presentaron. Como lo hizo por largos momentos Croacia, que disimuló el evidente cansancio acarreado por tantos tiempos suplementarios con un coraje a prueba de todo. Y a partir de ese enorme amor propio quiso llevarse por delante la final. Presionando arriba con Modric como bandera y Perisic como su mejor alumno. Lo acorraló al seleccionado galo a pura intensidad y deseo de comerse la final.

Francia, que tiene como gran virtud acomodarse rápidamente a las circunstancias, asumió que no había que arriesgar demasiado, más allá de la cuenta. Posicionó a Pogba y Kanté bien cerca de los centrales para no permitir segundos balones en los innumerables centros que llegaban desde los costados en el arranque del partido. Y, por supuesto, aguardar alguna pelota parada que les diera respiro en campo rival y encontrar, como a lo largo de todos los últimos partidos, una solución goleadora.

 

Comentarios: 0