IFMNOTICIAS

Estrecho margen en reconteo de votos no permite proclamar presidente en Honduras.

 

IFM – HONDURAS. Una semana después de las elecciones presidenciales en Honduras, el Tribunal Supremo Electoral -TSE- finalizó el reconteo de la votos y actas en las que el actual presidente, Juan Orlando Hernández, obtiene una estrecha ventaja que no ha permitido que se declare algún ganador.

El presidente del Tribunal, David Matamoros explicó al finalizar el escrutinio que el actual presidente tiene el 42,98% de los votos y el periodista Salvador Nasralla el 41,39%. La diferencia es apenas del 1,59% en un resultado que contó una buena cantidad de votos nulos, lo que aumentó las sospechas de fraude.

Hasta el medio día del lunes, el TSE estaba pendiente se subir al sistema algunas mesas, mientras que Matamoros recordaba que para dar transparencia a esta parte del escrutinio, se habilitaron más de 8 cámaras que estuvieron conectadas por internet, a fin que toda la ciudadanía, la comunidad internacional y los medios, siguieran el proceso de conteo final en vivo y en directo.

Por lo pronto, los resultados le son favorables al presidente Juan Orlando Hernández, de 49 años vinculado a las ideologías de derecha y quien estrenaría la figura de la reelección, aprobada en medio de la polémica en 2015 por parte del Tribunal quien encontró viable lo que para muchos estaba prohibido constitucionalmente. Pero el candidato de filiación izquierdista, Salvador Alejandro César Nasralla Salum, de 64 años, no reconoce la estrecha diferencia y no está dispuesto a perder la posibilidad de un mandato.

Esta situación que se mantiene desde el primer día y que ha llevado al reconteo de los votos, tiene a las masas seguidoras en las calles en pie de lucha, al punto que se han enfrentado los seguidores de los dos líderes políticos, protagonizando violentos desórdenes que han dejado al menos 7 muertos y cerca de 200 heridos. El grito de los seguidores al opositor, es de fraude y robo de las elecciones. Las autoridades militares y de policía, han tenido que desplegar sus efectivos para controlar las marchas de protesta, mientras la comunidad internacional hace un llamado a la calma.

Pese a los resultados ya revelados, no hay un presidente y declarar un ganador podría demorarse por lo menos entre 20 días y un mes más. El Presidente del Tribunal Superior Electoral, explicó que la demora se produce por cuanto las leyes hondureñas consideran ese plazo para que se surtan los procesos de impugnaciones que proceden luego del escrutinio final. Matamoros hizo un “llamado a todos los candidatos y a todos los partidos, de que Honduras es primero”, sumándose a las voces internacionales que convocan a la calma.

La semana en el país comenzó tensa, con los comercios a medio abrir y el préstamo de los servicios mínimos por el temor a que los actos vandálicos puedan acabar en robos, saqueos y destrucción. Tegucigalpa está sitiada por las fuerzas del orden mientras que los candidatos continúan a la espera de la proclamación oficial, aunque los dos se dicen presidentes ante sus seguidores.

Si bien la acusación de los opositores a Hernández es de corrupción, robo y fraude, el presidente del TSE, David Matamoros señaló que no hay reclamaciones oficiales en tal sentido ni actas con cifras diferentes que contradigan los resultados oficiales del Tribunal.