IFMNOTICIAS

Estados Unidos rechaza aportar pruebas sobre ‘Sanatrich’ a la JEP

INTERNACIONAL. La justicia de los Estados Unidos negó la petición de la JEP para que le fueran aportadas las grabaciones y pruebas con las que solicita a Seuxis Paucias Hernández Solarte Hernández, alias ‘Jesús Santrich’, en extradición.

En carta divulgada por la radio W, el Departamento de Justicia norteamericano declina el requerimiento sobre la solicitud de las pruebas, pues va contrario a la práctica usual de extradición con Colombia. Además, considera que está pidiendo evidencia innecesaria, ya que todas las pruebas están en el expediente de extradición que le fue anexado desde el comienzo, con la solicitud.

Asimismo, dice la misiva, que todas las acciones criminales realizadas por ‘Jesús Santrich’, claramente ocurrieron después de la fecha del acuerdo de paz firmado en diciembre 1 de 2016.

La carta también asegura que en dos ocasiones, entre noviembre de 2017 y febrero de 2018, dos testigos cooperantes se reunieron en la casa de ‘Santrich’ y discutieron sobre la compra y entrega de 10.000 kilogramos de cocaína. Dice que ‘Santrich’ fungió como co-conspirador y uno de esos testigos se encargó de los detalles de la trasferencia de droga.

La carta está dirigida a la señora Natalia Muñoz, directora de asuntos internacionales del Ministerio de Justicia de Colombia y es firmada por Vaughn A. Ary y Teresita B. Mutton del Departamento de Justicia.

Este es el texto de la carta:

Apreciada Dra Muñoz:

El 5 de febrero de 2018, la Oficina de Asuntos Internacionales recibió dos solicitudes de asistencia judicial del Ministerio de Justicia de Colombia, formuladas en nombre de la Jurisdicción Especial Para La Paz (JEP) de Seuxis Paucias Hernández Solarte (Hernández), alias Jesús Santrich. . El JEP solicita a las autoridades estadounidenses que proporcionen copias de nueve grabaciones legales entre el 10 de julio de 2017 y el 13 de febrero de 2018, a las que se hace referencia en la solicitud de extradición de EE. UU. Para Hernández, con fecha 7 de junio de 2018. El JEP solicita esta información adicional para determinar Exención de extradición de Hernández de conformidad con el artículo transitorio 19 de la Constitución Política de Colombia.

Con gran respeto, debemos rechazar esta solicitud, ya que es contraria a la práctica de nuestro tratado, y solicita evidencia innecesaria para decidir sobre esta solicitud de extradición.

Primero, en cuanto a nuestra práctica de tratados: la solicitud de extradición de Hernández de los Estados Unidos satisface los requisitos de todos los tratados aplicables y la legislación colombiana, así como la práctica de extradición de larga data de Estados Unidos con Colombia. Es importante que sigamos esa práctica en todos los casos.

Primero, en cuanto a nuestra práctica de tratados: la solicitud de extradición de Hernández de los Estados Unidos satisface los requisitos de todos los tratados aplicables y la legislación colombiana, así como la práctica de extradición de larga data de Estados Unidos con Colombia. Es importante que sigamos esa práctica en todos los casos. Segundo, en cualquier caso, no es necesario proporcionar evidencia complementaria aquí porque la solicitud de extradición proporciona toda la información necesaria para determinar la extradición de Hernández. Como deja claro ese pedido, todas, y no solo algunas, de las acciones penales supuestamente tomadas por Hernández ocurrieron claramente después de la fecha de vigencia del Acuerdo Final para Terminar el Conflicto Armado y Construir una Paz Estable y Duradera, es decir, 1 de diciembre de 2016. Por ejemplo, la solicitud alega que en dos ocasiones entre noviembre de 2017 y febrero de 2018, dos testigos colaboradores se reunieron con Hernández en la residencia de Hernández en Colombia y discutieron la compra y entrega de 10,000 kilogramos de cocaína. Hernández dirigió a un co-conspirador y uno de los testigos que colaboraron para resolver los detalles de la transferencia de cocaína.

Los Estados Unidos valoran la relación de cooperación que compartimos con Colombia y nos esforzamos por continuar la asistencia que nuestros países brindan entre sí.

Este es el texto de la carta original en inglés:

Dear Dra. Muñoz:

On February 5, 2018, the Office of International Affairs received two requests for judicial assistance from the Colombian Ministry of Justice, made on behalf of the Jurisdicción Especial Para La Paz (JEP) pertaining to Seuxis Paucias Hernández Solarte (Hernández), alias Jesús Santrich. The JEP asks U.S. authorities to provide copies of nine legal recordings from between July 10, 2017, and February 13, 2018, referenced in the U.S. extradition request for Hernández, dated June 7, 2018. The JEP requests this additional information in order to determine Hernández’s exemption from extradition pursuant to Transitory Article 19 of the Colombian Political Constitution.

With great respect, we must decline this request, since it is both contrary to our treaty practice, and asks for evidence unnecessary to rule on this extradition request.

First, as to our treaty practice: the United States’ request for the extradition of Hernández satisfies the requirements of all applicable treaties and Colombian law, as well as the United States’ longstanding extradition practice with Colombia. It is important that we follow that practice in all cases.

Second, it is in any event unnecessary to provide supplemental evidence here because the extradition request provides all the information necessary to make a determination as to Hernández’s extraditability. As that request makes clear, all—not just some—of the criminal actions allegedly taken by Hernández clearly occurred after the effective date of the Final Agreement To End The Armed Conflict And Build A Stable And Lasting Peace, that is, December 1, 2016. For instance, the request alleges that on two occasions between November 2017 and February 2018, two cooperating witnesses met with Hernández at Hernández’s residence in Colombia and discussed the purchase and delivery of 10,000 kilograms of cocaine. Hernández directed a co-conspirator and one of the cooperating witnesses to work out the details for the cocaine transfer.

The United States values the cooperative relationship we share with Colombia, and we strive to continue the assistance our countries provide to one another.

Comentarios: 0