IFMNOTICIAS

Esta es la reforma a la justicia que propone el Gobierno y sus críticas

COLOMBIA. Cuando apenas se estaba radicando la reforma a la justicia en el Congreso de la República por parte del Gobierno Nacional, las críticas a la enmienda constitucional se empezaron a conocer por diversos sectores políticos y si bien hay mayoría en el Congreso, las minorías hacen ruido y todo se verá en la hora de la verdad durante el trámite correspondiente.

La ministra de Justicia, Gloria María Borrero, señaló que la reforma es una oportunidad histórica que convoca el compromiso de las tres ramas del poder y que hace parte “de un conjunto de medidas de un proceso que ya está avanzando y que no se agotará con el sólo acto legislativo. Además se construyó basada en el respeto por la independencia de los poderes y pensando en el bienestar de los colombianos”.


Borrero, quien radicó el proyecto con su colega de gabinete, la ministra del Interior, Nacy Patricia Gutiérrez, tan sólo estuvo acompañada de congresistas de parte del partido Mira, en cabeza de su presidente y senador, Carlos Eduardo Guevara, pero nadie de otros partidos, como el presidente del Senado, Ernesto Macías.


Los cuestionamientos a la propuesta vinieron inicialmente de parte del presidente de la Cámara, Alejandro Carlos Chacón, quien declaró que “la carrera en la presentación de reformas tan importantes como la de la justicia, es lo que hace que siempre fracasen, por no tener concertaciones profundas con las instituciones”.

Sin embargo, fue el partido Cambio Radical desde donde surgió la aseveración más contundente, al señalar que la misma fue un plagio de la reforma a la justicia que esa colectividad ya había presentado. El exministro Luis Felipe Henao sostuvo que “el Ministerio de Justicia presenta una reforma a la justicia plagiada de la reforma de Cambio Radical y no lo reconoce en su comunicado de prensa”.

Considera que los ejes temáticos que se anuncian son los mismos: transparencia, eficiencia y seguridad jurídica, como también el aumento de requisito de experiencia para ser magistrado a 20 años, creación de la dirección de la rama judicial, obligatoriedad del precedente judicial y limitación de la posibilidad de interponer una acción de tutela solo a los afectados directos.

Al respecto, la ministra Nancy Patricia Gutiérrez sostuvo que el proyecto busca ser discutido con todos los partidos, y que el mismo, como otras iniciativas, recoge la solución “a todas las enfermedades que tiene la justicia en el país”.

La ministra Borrero declaró, al respecto, que el proyecto fue construido durante más de un mes y medio y se tuvo un “diálogo con la comisión interinstitucional, la rama judicial y con las fuerzas políticas”.

Para el senador Guevara, los colombianos están demandando “celeridad y transparencia”, por eso fue que el partido político Mira decidió acompañar “el trámite del proyecto radicado hoy por el Ministerio de Justicia”.

“Tenemos que demostrarle a Colombia que somos capaces de hacer una reforma a la justicia construida por todos”, fueron las palabras del presidente Iván Duque justo al intervenir en el XXIV Encuentro de la Jurisdicción de lo Contencioso Administrativo, en donde antes de ser radicado, explicó de qué se trataba el proyecto.

No obstante, las críticas que nacen también se hacen sin que en realidad se conozca al completo el texto del proyecto de ley que tiene un amplio alcance, el mismo al que se refirió el mandatario en Pasto.

Al respecto el jefe de Estado destacó los avances logrados durante el proceso de diálogo franco surtido entre el Gobierno Nacional, a través de la ministra de Justicia, Gloria María Borrero, y las altas cortes, en el marco de la Comisión Interinstitucional de la Rama Judicial sobre el Proyecto de Reforma a la Justicia, por lo que se desprende que el proyecto de ley fue previamente informado a las cortes, saliendo un texto que debe, al menos, ser coherente con las reuniones sostenidas.

“Lo que hemos propiciado y lo que hemos querido desde el Gobierno es, a través de la Comisión Interinstitucional de la Justicia, abrir un diálogo pensando en la justicia como lo que debe ser: un servicio público cercano al ciudadano, que valore los derechos del ciudadano, que tutele los derechos del ciudadano y que haga sentir a todo ciudadano que tiene algo sublime que lo protege, que es la Constitución y la ley”, indicó el mandatario.

Señaló el presidente Duque que “ese diálogo ha sido franco y constructivo” y agradeció a los presidentes de las cortes por haber “permitido que la señora ministra comparta su opinión y comparta además expectativas que tenemos”.

Indicó que aunque la reforma a la justicia no termina con el proyecto que el Gobierno presentará en los próximos días al Congreso, es “un inicio en el marco de unas reformas de rango constitucional quizá, pero debe continuar en el proceso de reformas detalladas a ciertos códigos, de reformas administrativas, de decisión política”.

“Porque todos los que estamos hoy acá lo que queremos es que la justicia sea cercana al ciudadano. Que fortalezcamos ese criterio de la selección de talento para que la Rama siga siendo el reservorio de la excelencia académica y ética de la Nación”, explicó.

Puntos importantes del proyecto

El jefe de Estado se refirió a algunos principios iniciales del proyecto de reforma la justicia que se ha venido construyendo en concertación con las altas cortes y los trabajadores de la rama judicial y que, agregó, “son perfectibles en el debate parlamentario, pero que han permitido construir con ustedes confianza, tranquilidad, transparencia y claridad sobre temas”.

En primer lugar, destacó la voluntad de las cortes para hacer una revisión de las facultades electorales, “no con la idea de eliminarlas todas, pero sí de hacer una modernización donde se preserven algunas y otras se puedan transferir, independizando aún más la labor de los jueces”.

Resaltó como avance la posibilidad de incrementar las inhabilidades, donde además se faculta a las salas plenas para la suspensión de los magistrados que han incurrido en conductas indecorosas.

Así mismo, valoró el requisito de tener 20 años de servicio para llegar a ser magistrado de una alta corte y que dentro de esos 20 años, el aspirante tiene que haber trasegado por lo menos 5 años como juez o como magistrado de Tribunal.

Destacó la propuesta para que los magistrados de la Comisión de Disciplina Judicial sean seleccionados por la Comisión de la Carrera Judicial por méritos.

Enfatizó la importancia de haber contemplado el fuero para los jueces penales, lo cual es importante para “protegerlos en su independencia y garantizar que tengan todas las herramientas para proceder”.

Subrayó que la reforma haya empezado a construirse sobre la base del precedente judicial, y que éste se convierta en una unificación rigurosa que les permita a los jueces y a los magistrados de los Tribunales tener un conocimiento en tiempo real en los lineamientos interpretativos del derecho.

“Esa unificación jurisprudencial la destaco también como uno de los grandes avances en el diálogo que hemos tenido”, dijo.

En relación con la tutela, a la que calificó como una de las más importantes conquistas del pueblo colombiano lograda en la Constitución de 1991, destacó que el proyecto de reforma a la justicia fortalezca esta herramienta sin desnaturalizarla.

“Celebro que se haya abierto un camino de mayor claridad para establecer las fronteras cuando se trata de tutela contra sentencias judiciales”, dijo.

Igualmente, resaltó que en el diálogo para la reforma se plantea que las cortes se pronuncien con sus sentencias firmadas por todos los magistrados y con los debidos salvamentos de voto, para que no se presenten interpretaciones ocasionales, “porque de pronto los comunicados de prensa no han podido recoger todo el sentimiento orientador del pronunciamiento de los jueces”.

“Estos elementos básicos que he manifestado acá como parte del proyecto que se presentará, celebro que haya sido producto del diálogo, celebro que haya sido también acogiendo la opinión de los sindicatos de la rama, de los trabajadores de la rama. Celebro que podamos construir fraternidad entre el Poder Ejecutivo y las cortes”, puntualizó el presidente Duque.

Las objeciones

Algunos sectores de la prensa que posan de neutrales, pero al tiempo hacen el favor a los contradictores del gobierno, han querido poner de plano las objeciones del proyecto de ley en vez de los beneficios de la misma, cuando es justo el sector justicia el que goza de baja popularidad y aceptación por sus controvertidos fallos que tienen sumida en una crisis a la justicia colombiana.

Es así como se han resaltado objeciones que deberán ser llevadas a debate en el Congreso para que, en el sano ejercicio parlamentario, se concilien las diferentes visiones de mejorar la justicia. Entre estas objeciones están las que se han denominado desde un sector de izquierda, como un intento por controlar y meter en cintura a los jueces y magistrados.

Puntualmente, se refiere a que un magistrado de cualquier corte podría ser suspendido de su cargo “por mayoría calificada de la sala plena de la respectiva corporación, cuando su conducta afecte de manera grave la confianza pública”.

Igualmente, hay objeciones en que también quedaría expresamente prohibida una de las prácticas más comunes entre las cúpulas de los poderes públicos: el nombramiento de familiares y allegados en los altos cargos. Esta visión tiene, por supuesto, muchas más personas a favor, pues tras los casos de corrupción y nepotismo, se buscaría la corrupción, pero hay quienes quieren continuar defendiendo esta práctica y por este motivo se objeta.

El proyecto de reforma a la justicia además busca que los “magistrados de la Corte Constitucional, de la Corte Suprema de Justicia y del Consejo de Estado no podrán recomendar a personas para ser nombradas o contratadas por el Gobierno Nacional, la Fiscalía General de la Nación o los órganos de control”, so pena de destitución del cargo.

El camino de este proyecto es largo, pues se trata de una reforma a la Constitución que modificaría algunos elementos procedimentales en la justicia. Cabe anotar que en ninguna parte se propone acabar con las cortes ni crear una corte única como fueron las falsas informaciones que muchos candidatos hicieron creer a sus electores, que sería el propósito del presidente Duque cuando estaba en su campaña.

No obstante, sí queda abierto el debate para que se vea la conveniencia de adoptar medidas que hagan una justicia más eficaz y rápida en el país.

 

____

Con Información de Colprensa y MedialCO

Comentarios: 0