IFMNOTICIAS

Esta es la otra versión sobre las marchas de hondureños

HONDURAS. Mientras los medios internacionales dan despliegue y eco a la noticia de las marchas masivas de hondureños hacia los Estados Unidos, en el país centroamericano hay otras versiones de lo que está ocurriendo y, según sus habitantes, la vida sigue igual.

La reciente discusión pública entre periodistas de la Cadena Fox con Jorge Ramos de Univisión, en el que se hicieron duros cuestionamientos que pasaron al tema personal, la llegada de los centroamericanos ha llevado a que el tema esté polarizando más la opinión tanto en Estados Unidos como en los países latinos, atentos al masivo desplazamiento.

En Honduras, hay otras versiones sobre la marcha que avanza ya por México y se da cuenta del regreso de miles de hondureños que han desistido de la marcha, para lo que el gobierno ha destinado centros de albergue y atención a quienes se arrepintieron de marchar, los mismos que manifiestan haberse dado cuenta que fueron utilizados.

Quienes están regresando con sus hijos, están llegando a los albergues en donde se les proporciona alimento, estadía provisional y medicinas, atendiendo sus necesidades básicas mientras se genera el proceso de reinstalación; porque muchos de ellos, inclusive, vendieron sus propiedades para marchar.

Mientras que en los medios y agencias se dice que las difíciles condiciones de vida en Honduras es la causa de la marcha, en Honduras, donde los medios no han preguntado ni se han concentrado para entender la situación, ya se habla de los responsables y se da la explicación al fenómeno que, extrañamente, puso de acuerdo a miles de personas para salir al mismo tiempo, algo que necesitó obligatoriamente, de una logística.

Los que están detrás de las marchas

Según los afectados que regresan y llegan a estos albergues, detrás hay una organización sistemáticamente articulada y ha sido promovida por Mel Zelaya, candidato perdedor de las elecciones presidenciales de ese país, con ayuda del Gobierno venezolano y el apoyo de las “maras” salvadoreñas, de quien denuncian, ya comenzaron a coaccionar a la gente y tratan de evitar que la gente que descubre el engaño, regrese.

Algunos de los retornados, han admitido que han sido engañados, que a muchos les pagaron para que se sumaran a la travesía y otros, inclusive, vendieron sus propiedades cuando les prometieron un sueño que a medida que fueron pasando los días, se percataron de que no existía, cayendo en la cuenta del engaño.

El gobierno ahora busca la manera de reincorporar a la normalidad a los afectados, con la complejidad, que quienes vendieron todo, ahora no tienen nada y muchos otros no tienen familiares a dónde llegar por lo que tampoco tienen empleos, que fueron abandonados por un sueño.

Niños como escudos humanos

Los retornados cuentan que es preocupante lo que está pasando al interior de la marcha, pues los organizadores logísticos, maras salvadoreñas y extranjeros ajenos a Honduras, se vienen con centrando en utilizar a los niños, ancianos y discapacitados; como escudos humanos para romper la resistencia de las fuerzas de seguridad, como pasó en Guatemala y México, en hechos que consideran es una violación a los derechos humanos.

“Los están poniendo en primer línea y los convierten en víctimas al dejarlos en medios del cruce de piedras, gases lacrimógenos” explica una de las madres retornadas.

Entre la normalidad, el retorno y el refugio

Entre tanto, en Honduras, la vida cotidiana sigue igual, la gente continúa asistiendo a sus trabajos, a los comercios, estudiando y no hay choques violentos en las calles como algunos medios han intentado hacer creer. Por el contrario, la normalidad impera en el país con las condiciones tradicionales.

Según el Instituto Nacional de Migración (INM), 4.067 Hondureños han retornado al país voluntariamente, ingresando por los puntos fronterizos de Agua Caliente, El Florido y Corinto, frontera con la República de Guatemala, luego de desistir de continuar la ruta migratoria hacia los Estados Unidos.

Según el Sistema Nacional de Control Biométrico Migratorio de Honduras, se ha registrado el ingreso de 2.371 hombres y 650 mujeres, para hacer un total de 3.021 personas adultas. También el sistema arroja un total de 1.046 menores de edad que han retornado al país, de los cuales 681 son niños y adolescentes y 365 son niñas y adolescentes.

Entre tanto, fuentes de la presidencia que citaron al Embajador de Honduras en México, Alden Rivera, explicaron que unos 1,200 hondureños ya solicitaron su condición de refugiados en México a fin de ampararse bajo el recién aprobado programa “Estás en tu Casa”, con el cual el Gobierno de ese país les otorgará albergue, comida, libre movilidad, acceso a salud y educación, así como oportunidad para trabajar en los estados de Oaxaca y Chiapas.

El testimonio

El rostro de Héctor Arturo López se quebró de la emoción cuando, al regresar a Honduras, recordó las experiencias amargas que vivió junto a su hijo en la caravana migrante irregular de hondureños que viajan hacia Estados Unidos.

López y su hijo, Jeffrey Josué (10), son dos de los 150 migrantes que llegaron a primera hora de la madrugada del sábado con procedencia de México en un vuelo de la Policía Federal de ese país, tras abandonar la movilización irregular por lo difícil que resulta lograr el objetivo de llegar a Estados Unidos con el que salieron hace 15 días.

En cuatro vuelos realizados entre el miércoles y el sábado, llegaron 547 migrantes que decidieron regresar a Honduras tras comprobar que el trayecto emprendido es más difícil de lo planificado.

“Es algo que no quiero que alguien lo viva, máxime cuando van mujeres con niños; incluso una mujer que iba embarazada pegó una carrera y le tocó parir en el camino y allá quedó en Villa Hermosa”, relató Héctor a punto de llorar.

Abrazado a Jeffrey, Héctor también les aconsejó a los hondureños que quieren seguir intentando ese viaje “que no lo hagan, porque es algo no es como uno cree o como se lo dicen”.

Recordó que en un momento de viaje el dolor de tanto caminar fue inmenso y “hasta me tocó ayudarle a algunas madres; la gente que viaja con niños sufre y eso es algo que duele y no lo volvería a hacer”.

“Gracias a Dios estamos bien con mi hijo -añadió- y es bueno volver a nuestro país, porque seguramente habrá que trabajar mucho para no intentar ese viaje de nuevo”.

Otro migrante, que prefirió no ser identificado, manifestó que su experiencia fue buen aprendizaje porque “pude ver que en esos viajes se sufre. Me ha tocado viajar con mi hijo de tres años, y si a mí se me hizo difícil, imagine a las madres que viajaban con sus niños”.

El compatriota, originario del departamento de Copán, indicó que “lo hice por aventurarme; la idea era entregarse a Migración, pero es muy difícil. Es algo que no es como la gente cree. Ha sido difícil y la verdad es que yo no lo volvería a intentar”.

“Prefiero seguir estudiando y ver qué otras posibilidades hay aquí porque ese viaje es lo peor que le puede pasar a una persona”, puntualizó.

Niños desnutridos

Juan José Escalante, originario de Belén (Ocotepeque), recordó que “en el lugar al que nos llevaron la comida era mala, los niños caían desnutridos, eso era algo que daba mucha lástima”.

Refirió que muchos niños sufrieron hambre y que “había madres que lloraban porque no tenían qué darles a sus hijos”, y resumió diciendo que “eso fue muy difícil”.

Los migrantes llegan y son recibidos con cena y atención médica; los adolescentes fueron trasladados al Centros de Atención al Migrante en La Lima, mientras los grupos familiares recibieron asistencia para el traslado a sus lugares de origen.

El miércoles llegó con procedencia de México el primer vuelo con 133 compatriotas, en su mayoría madres con hijos lactantes, adolescentes y adultos mayores.

El jueves, en otros dos vuelos, retornaron 264 hondureños, en dos grupos de 132 personas.

El sábado arribaron 150 personas más que viajaban en la caravana y fueron atendidos en el Centro de Atención al Migrante Retornado de La Lima.

Más de 4.500 hondureños han regresado vía terrestre y aérea por las aduanas de Agua Caliente y Corinto, así como por el aeropuerto Ramón Villeda Morales, luego de abandonar la movilización irregular.

Qué hacer para retornar a Honduras. 

Las autoridades Hondureñas en Tegucigalpa, han dado a conocer el plan que se ha desplegado para el regreso de quienes quieran retomar sus vidas en el país.

1. Se ha establecido un puente aéreo en los que participan los gobiernos de México, Guatemala y Honduras, durante el fin de semana, más de 600 hondureños que desistieron de seguir en la caravana migrante.

2. El Plan Retorno Seguro establecido por el presidente Juan Orlando Hernández incluye transporte terrestre y aéreo para los migrantes, centros de atención y apoyo para su reinserción en la comunidad.

3. El proceso de reinserción comprende determinar las necesidades de alimentos, vestuario, becas, atención médica, traslado a sus comunidades y definir atención con programas sociales en sus lugares de residencia.

El proceso de asistencia a los migrantes

1. Llegada del avión.

2. Recibimiento de las propiedades-pertenencias.

3. Llegada de las personas al Centro de Atención al Migrante Retornado, donde se les proporciona información de procesos a seguir.

4. Oferta institucional (asistencia gubernamental).

5. Entrevista migratoria.

6. Área de Interpol.

7. Asesoría legal.

8. Consultorio médico.

9. Área de atención psicosocial.

10. Área de filtro para entrega de asistencia.

11. Área de ayuda para transporte.

12. Salida.

13. Llamada telefónica.

14. Traslado del Centro de Atención al Migrante a la Terminal Metropolitana de San Pedro Sula.

 

 

Comentarios: 0