Inicio Medio Ambiente EPM siembra 60 mil árboles en zona de influencia de Hidroituango

EPM siembra 60 mil árboles en zona de influencia de Hidroituango

37

Con la siembra de más de 60 mil árboles de especies nativas procedentes del vivero El Palmar de EPM, desde 2018 el Proyecto Hidroeléctrico Ituango ha rehabilitado 90 hectáreas de bosques.

Se trata de un trabajo conjunto entre EPM y la Universidad Nacional para la restauración ecológica en el bosque húmedo tropical en el municipio de Toledo, y en el bosque seco tropical en los municipios de Liborina y Buriticá, con el fin de pasar de tierras degradadas a tierras restauradas y protegidas.

En el Día Mundial del Ambiente, que se celebró ayer con el lema propuesto por la ONU “Reimagina, recrea, restaura”, EPM destaca la labor de restauración ecológica en inmediaciones del Proyecto.

Esta restauración permite en un futuro alcanzar los ecosistemas naturales que alguna vez existieron en la zona y que se han perdido por diferentes actividades como: la ganadería, los incendios forestales, las actividades agrícolas y la caza de animales.

El material vegetal nativo para la siembra se produce en el vivero El Palmar, que es manejado por la comunidad, a través de la Junta de Acción Comunal de la vereda Mote del municipio de Ituango.

Mediante recorridos de los trabajadores del vivero se identifican árboles sanos que producen semillas y se recolectan para llevarlas al vivero, donde se dan los procesos de germinación y producción a gran escala para sembrar en las áreas a restaurar.

Con la recuperación y conservación de 24 mil hectáreas de bosques, 17.500 de ellas hacen parte de las obligaciones ambientales en compensación por las áreas impactadas por la construcción del Proyecto Hidroeléctrico Ituango, las vías y el embalse, que suman un total aproximado de 5 mil hectáreas.

Adicional a las hectáreas compradas en el bosque seco y húmedo tropical, también fueron adquiridas cerca de 6 mil hectáreas de bosque húmedo premontano para conservar. Estas áreas fueron conseguidas a lo largo del cañón del río Cauca, en los municipios de Buriticá, Liborina, Sabanalarga, Peque, Ituango, Toledo y Briceño.

También se han conservado cerca de 10 mil hectáreas con la implementación de cercos y el apoyo de guardabosques, quienes se encargan del cuidado y vigilancia de estas áreas destinadas precisamente a la compensación ecológica y a darle una nueva oportunidad a la biodiversidad.