jueves, marzo 4, 2021
Inicio Mundo (EN VIDEO) Arde Chile. Extrema izquierda protagoniza disturbios y quema iglesia de...

(EN VIDEO) Arde Chile. Extrema izquierda protagoniza disturbios y quema iglesia de La Asunción

Desde el comienzo de la noche de este domingo, los colectivos violentos de la extrema izquierda, protagonistas hace un año de los desórdenes que terminado la quema del sistema Metro en Santiago de Chile; protagonizan violentos disturbios.

En una ataque anticlerical, la tomaron contra la iglesia de la Asunción, una de las más características por su historia y arquitectura que ha sucumbido al poder de las llamas, cayendo su torre y campanario mientras se consumía toda la edificación, hecha en su mayoría, con madera.

Las autoridades tratan de controlar los disturbios que fueron anunciados desde el jueves pasado al término de una asamblea qie se hizo pública en el país del sur.

La pequeña iglesia de la Asunción se convirtió en el segundo templo en ser atacado durante esta jornada de protestas en la capital. Cuando cayó la cúpula en llamas tras el colapso de la estructura, varios manifestantes celebraron, constató la AFP.

La estructura fue atacada por manifestantes encapuchados en momentos en que transcurrían varias horas de manifestación pacífica en los alrededores de la Plaza Italia, donde celebraron el inicio del estallido social del 18 de octubre de 2019.

Cuando la iglesia ardía, bomberos y rescatistas hicieron un cerco para evitar que el colapso de la estructura impactara sobre la gente.

«Que caiga, que caiga», gritaron algunos encapuchados, que celebraron la posterior caída de la cúpula de la pequeña iglesia, conocida también como la «parroquia de los artistas», según recuerda la prensa local.

Más temprano, muy cerca de donde se produjo este incendio, otro templo fue saqueado e incendiado, pero los bomberos lograron apagar las llamas sin que pasara a mayores.

La manifestación de este domingo se produce a una semana del plebiscito en que los chilenos decidirán si cambian o no la Constitución que se mantiene como herencia de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). El referéndum fue convocado tras un amplio acuerdo político alcanzado tras semanas de violentas protestas el año pasado.

Varias encuestas coinciden en que la opción para aprobar el cambio constitucional podría ganar con más del 60% de los votos, tras un año en que el reclamo por un mayor bienestar social tiene un respaldo transversal en la sociedad, así como también una contundente condena a la violencia en las calles.

https://www.facebook.com/548043377/posts/10160449524353378/?extid=0

La céntrica Plaza Italia de Santiago fue copada este domingo por decenas de miles de personas, que se reunieron para conmemorar un año del inicio de las protestas sociales en Chile en reclamo de una mayor igualdad social, en un clima mayoritariamente festivo opacado por algunos incidentes.
Los grupos de manifestantes comenzaron a llegar desde temprano hasta convertirse en decenas de miles las personas que se reunieron en este lugar, convertido en el epicentro de las protestas que estallaron el 18 de octubre de 2019.
En su mayoría jóvenes pero también familias y personas mayores llegaron hasta esta plaza, rebautizada por los manifestantes como «Plaza de la Dignidad», para conmemorar el día en que «Chile despertó» pero también para volver a reencontrase en un masiva protestas tras meses en que la pandemia impuso una pausa en las manifestaciones chilenas.
La manifestación tiene lugar una semana antes del histórico plebiscito que consultará a los chilenos si cambian o no la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), uno de los mayores triunfos del movimiento social que surgió en las calles de Chile justo hace un año.
«Vengo a celebrar algo que nunca imaginé que iba a pasar en Chile después que recuperamos la democracia», dijo a AFP Olga Neira, una médico de 68 años que asistía a la manifestación con su hija.
«Somos un país con condiciones para tener pensiones dignas para los adultos mayores, sueldos más dignos y dejar un mejor país a mi nieto. Esto de hoy es hermoso y el domingo que viene, ¡mejor todavía!», dijo segura de que ganará el «Apruebo» en el referéndum.
Si bien la Policía custodiaba desde temprano el lugar, a medida que fue creciendo el número de manifestantes se fueron retirando los efectivos de la simbólica plaza, tapizada de carteles y banderas. La gran mayoría de las personas portaba sus mascarillas para prevenir el coronavirus y otras para hacer frente a los gases lacrimógenos.
«Es hermoso, muy bueno y positivo (…) Tenemos que unirnos; el pueblo de Chile se tiene que unir y tenemos que creer en que nosotros podemos hacer las cosas», dijo a AFP Viviana Donoso, una manifestante de 43 años, quien junto a un grupo de amigos saltaba al ritmo de los tambores que no paraban de sonar en el centro de la plaza.
Puestos de venta de comida, de agua, gaseosas y de todos los artículos que tradicionalmente se venden en las manifestaciones callejeras, como gafas de protección o pañuelos, animaban también esta gran concentración.
Concurrieron además varios personajes disfrazados que se han convertido en símbolos en este año de protestas, como la «Tía Pikachú» o el «Corredinasaurio».
Para Víctor Hugo de la Fuente, periodista y director de la edición chilena de Le Monde Diplomatique, el sentimiento que predominaba en las primeras horas de la manifestación era de alegría «por la posibilidad de avanzar y conseguir un Chile más justo y democrático», narró a AFP.
Incidentes
Temprano, un grupo volvió a pintar de rojo la estatua del general Baquedano que domina la plaza, como había ocurrido ya el viernes y después de que fuera repintada por autoridades. También fue expulsado a gritos Daniel Jadue, alcalde comunista del barrio de Recoleta, vecino a Plaza Italia.
Por la tarde, grupos de barras bravas se enfrentaron violentamente en otro sector. También, la Iglesia San Francisco de Borja fue saqueada y sufrió un incendio que fue rápidamente controlado.
Consultada por AFP, la Policía no entregó una cifra sobre la cantidad de personas reunidas.
El gobierno del presidente Sebastián Piñera, fuertemente cuestionado desde que empezó esta crisis, la más importante en 30 años de democracia, llamó a realizar la manifestación de forma pacífica y respetando las medidas sanitarias por la pandemia, que en Chile deja 491.760 casos y 13.635 fallecidos confirmados.
Pero existe temor de que al final de la jornada se puedan repetir las imágenes del 18 de octubre de 2019, cuando tras un llamado a realizar evasiones en el pago del metro por estudiantes la jornada terminó en una noche de furia, con una decena de estaciones del ferrocarril incendiadas, edificios atacados, saqueos de comercios y violentos enfrentamientos.
En plena pandemia, la Policía anunció que desplegaría unos 40.000 funcionarios para resguardar la seguridad. Adicionalmente, al mantenerse el estado de emergencia, militares podrían también salir a las calles. El toque de queda comienza a las 23H00 locales (02H00 GMT, del lunes).
Con información de AFP

ÚLTIMAS NOTICIAS