martes, octubre 19, 2021

El primer Estado Ateo

Por: Carlos Andrés Echavarría Blandón.

Dentro de los regímenes comunistas la individualidad es la primera víctima; los líderes del partido quieren controlar todos los aspectos de la vida de los ciudadanos, incluso, llegan hasta los confines más íntimos, queriendo imponer su visión de este mundo y el otro.    

Uno de los capítulos del libro, “La Historia Criminal del Comunismo” del historiador español, Francisco Díaz Villanueva, presenta como en el pequeño país europeo de Albania, al tomarse el poder un militante acérrimo del partido comunista, la emprendió en contra de todas las religiones, llegando al grado de prohibirlas y declarar con orgullo que había creado el primer Estado Ateo de la Historia.  

Para 1940, Albania era considerado “el crisol religioso de toda Europa”, donde convivían pacíficamente tres grandes religiones como el Islam (70% de la población), el Cristianismo Ortodoxo (20% de la población) y el Catolicismo (10% de la población), pero en cuestión de muy pocos años, todo iba a cambiar con el ascenso al poder del Partido Comunista de Albania bajo el mando de Enver Hoxha en noviembre de 1944, “era un hombre de acción que se había echado al monte fusil al hombro acaudillando partidas de guerrilleros durante las ocupaciones consecutivas de los fascistas italianos primero y los nazis después

Es prácticamente imposible bajo una ocupación de territorio por parte de ejércitos extranjeros, que las personas se sienten a analizar las tendencias ideológicas tanto de los defensores, como de los agresores, en este caso, todos los actores eran gotas de agua: socialismo, fascismo y nacismo, tienen las mismas bases nefastas, el comunismo de Marx, pero el favor del pueblo se volcó para con un hijo de la tierra que defendió al país y por ello se le dio el apoyo para entregarle la reconstrucción de la Albania post guerra.

Tras la liberación convocó unas elecciones a las que sólo concurrió un partido, el suyo…”. Una manera de legitimar una tiranía es por medio de las elecciones, obviamente, esa convocatoria es claramente amañada y no se le permite a ningún partido de oposición participar en el proceso, “A partir de allí se convirtió, no ya en el hombre fuerte, sino en el único hombre de Albania. Hasta su muerte en 1985 todo pasaría por sus manos” Otra mala costumbre de los comunistas, es que solo con su muerte, sueltan el poder.

Fiel a su marxismo-leninismo, Hoxha realizó una reforma agraria, -fetiche de los comunistas-, en donde se expropió a todos los poseedores de tierras sin ninguna compensación, “Aquello, por muy radical que les pareciera a los extranjeros, era sólo la antesala de lo que habría por venir

Hoxha, musulmán de nacimiento, había apostatado y consideraba el ateísmo como una religión en sí misma que tenía la obligación moral de imponer a todos los demás” desde ese momento, comenzó la persecución de todas las religiones que se había en el país, como si el nuevo enemigo a vencer, fueran las creencias de las personas e implantar en ellos, el chip del olvido, para aceptar una única religión verdadera, El Estado Comunista.

Comenzó con la Iglesia Católica por considerarla una inserción extranjera dentro de su territorio. “En 1946 los católicos no albaneses, -casi todos italianos-, fueron expulsados del país” Un claro caso de xenofobia que destruyó la vida de muchos albaneses. Dentro de los exiliados había padres de familia que se habían casado con nacionales, trabajadores calificados y empresarios, destruyendo parte de la economía del país. “Las iglesias y los monasterios fueron clausurados por decreto,… En el lapso de unos pocos meses el catolicismo desapareció de Albania tras dos milenos de presencia

Celebrar cultos era ilegal y quienes se atreviesen a hacerlo enfrentaban penas de cárcel” pero la peor parte la llevaban quienes no se podían esconder de su religión por jerarquía. Varios Obispos fueron encarcelados y torturados, otros fueron asesinados por la policía política. La situación era tan extrema que un respetado jurista musulmán, Mustafá Pipa, salió en defensa de los monjes franciscanos que estaban siendo masacrados, “Al régimen no le tembló la mano, terminó con lo que quedaba de la orden de San Francisco de Asís y luego ordenó la ejecución de Pipa

Ya sin católicos que perseguir, le llegó el turno a todos los demás “En 1949 el Gobierno emitió un decreto por el cual tanto los musulmanes como los cristianos ortodoxos debían jurar lealtad al Partido Comunista” Una de las premisas del mismo Marx, era terminar con las religiones para que las personas solamente estuvieran dentro de la única religión verdadera, El Comunismo.

Con lo que nunca contó Hoxha, es que la fe de las personas, no se impone desde el Estado y mucho menos por la fuerza y al igual que la persecución de los cristianos por los romanos, la fe se transmitió voz a voz, en lugares ocultos, alejados de los ojos de los miembros del partido que pudiera delatarlos. “En noviembre de 1967 se prohibieron la literatura y los objetos religiosos. Tener una Biblia, un Corán, un crucifijo o un rosario era motivo de detención en alguno de los muchos campos de trabajo esclavo con los que Hoxha tapizó Albania

Ante el alarde de haber creado el primer Estado Ateo de la Historia, las leyes seguían in crescendo, “los albaneses tenían la obligación de denunciar a todo al que vieran rezando… La policía era implacable y los jueces revolucionarios no dudaban en enviar a prisión a los padres de un niño recién bautizado o a alguien que se negara a comer durante el Ramadán

La educación estatal siempre ha sido un medio de adoctrinamiento de los menores, y sobre todo en los regímenes totalitarios, por esa razón, los padres tenían que saber en que momento podían transmitir la fe a sus hijos, para que ellos mismos, no los denunciaran ante la policía política, eso sin contar, con que los profesores ponían pruebas a sus estudiantes para buscar si habían recibido alguna educación en la cualquiera de las religiones. Terrible pesadilla que terminó en 1985 con la muerte del tirano.

Paradójicamente uno de los íconos de la iglesia católica del siglo XX, era una albanesa de nacimiento, la Madre Teresa de Calcuta, quien visitó su país en 1989 cuando el nuevo presidente quitó las prohibiciones y solo en 1990 los albaneses pudieron celebrar nuevamente una navidad.

El libro, “La Historia Criminal del Comunismo”, el cual está disponible en Amazon y en otras plataformas y librerías, es de obligatoria lectura para las personas que desean conocer los actos más escalofriantes que se realizaron alrededor del mundo, en los países en donde calaron las ideas de Karl Marx y que los hoy militantes quieren esconder. 

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS