jueves, junio 17, 2021
InicioColombiaEl porqué de la pobre Minga

El porqué de la pobre Minga

Por Víctor Hugo Galeano

Cerca de nueve mil indígenas han llegado a Bogotá para intentar hacer al gobierno de Iván Duque un juicio político por la violencia que está presente en sus territorios y que según sus líderes está acabando con sus vidas. Pero, en realidad, ¿es este el fin de esta irresponsable movilización, a quienes representan, pueden un grupo así amenazar a las instituciones del Estado?

Los representantes de los pueblos ancestrales salen por todas partes afirmando que su movimiento es apolítico e independiente, pero curiosamente al día de hoy se conocen comunicados de grupos terroristas con el ELN que dicen en voz de sus integrantes indígenas que respaldan la Minga. Hay serias investigaciones que muestran infiltraciones de grupos armados en la movilización y por supuesto están los oportunistas políticos de turno, bajo la bandera de la oposición, a quienes la situación les cae como añillo al dedo ya que su único objetivo es desestabilizar al gobierno y seguir capitalizando a base de afirmaciones cuestionables los votos del 2022.

La Minga reclama que su movimiento es por la vida, que el Estado no les garantiza este derecho, pero de todos es conocido que estos mismos indígenas han permitido y convertido sus territorios en una factoría del narcotráfico, con inmensas plantaciones de coca, marihuana e incluso amapola y laboratorios para el procesamiento de narcóticos. Hemos visto, además, cómo los nativos humillan y expulsan de allí a los miembros de la policía y del ejército. Así las cosas, ¿cómo le exigen al Estado que garantice su seguridad? Y aquí hay otro propósito muy cuestionable, pues estos piden fortalecer la guardia indígena, lo que puede conllevar a que el monopolio de las armas deje de ser de las fuerzas del orden legalmente constituidas. Este planteamiento implicaría prácticamente crear un Estado independiente dentro de Colombia ya que la guardia indígena no permite la libre circulación de los ciudadanos ni de las fuerzas del orden por sus territorios, pero curiosamente sí permiten la presencia de carteles del narcotráfico, como el de Sinaloa, con la violencia que esto genera.

Acusan al Estado de que no hay inversión social y que por ello la pobreza ronda sus territorios. Si analizamos un poco, según informaciones proyectadas en el Plan Nacional de Desarrollo, 10 billones de pesos de los impuestos de los colombianos son destinados a la atención de esta población. ¿Es pobreza ver cómo en la caravana de la Minga se cuentan cerca de 60 camionetas de alta gama, mientras que un colombiano que percibe un salario de un millón de pesos, para llegar a tener un vehículo de lujo debería trabajar cerca de 15 años, destinando el dinero exclusivamente para dicha adquisición? Entonces vale otra pregunta: ¿Quién financia los costos de la movilización?

(ESPECIAL) El caballo de Troya y los temores que se tienen por la llegada de la Minga a Bogotá

Los líderes de las comunidades indígenas que participan en la Minga defienden que se trata de una marcha pacífica, pero no se puede dejar pasar por alto cómo hubo carteles dentro de la bienvenida a la manifestación que amenazaron de muerte directamente al expresidente Álvaro Uribe.

En este momento vale la pena retomar textualmente las reflexiones expresadas por el jurista Julio Revelo sobre las difíciles condiciones de los indígenas en el Cauca:

“POBRECITOS LOS INDIGENAS. QUE PESAR DE ELLOS.

 

De Julio Revelo

 

”¿Pobrecitos quien?

 

”Durante más de un año fui Juez en Caloto Cauca un municipio donde confluyen varias etnias indígenas del norte del Cauca, ahí aprendí varias cosas sobre estas comunidades que muchos ven como “los pobrecitos indígenas” que de pobrecitos no tienen absolutamente nada. Déjenme contarles lo siguiente:

 

”1) Los indígenas tienen total autonomía judicial, como juez, te llevan un indígena capturado por delitos como narcotráfico, porte ilegal de armas, homicidio, o los que más me causaban repulsión como acceso carnal violento en bebés de meses de nacidos, y, no pagan cárcel, debes entregárselos a sus cabildos para que “paguen por sus delitos” en su territorio, situación que se soluciona con unos cuantos fuetazos y ya está.

 

”2) Tienen total autonomía administrativa, el estado está obligado a entregarles anualmente miles de millones de pesos de nuestros impuestos, para que ellos los destinen como a bien les parezca sin que tengan ninguna obligación de rendición de cuentas a la Contraloría o a otro organismo de control.

 

 ”3) No pagan impuestos, ni por sus tierras ni por sus “empresas” las cuales son muy pocas, ya que el trabajo no es su fuerte.

 

”4) Son Terratenientes, según cifras oficiales del Agustín Codazzi, Incoder y Parques Naturales, los indígenas colombianos tienen 27,6 millones de hectáreas de tierra rural y productiva, en otras palabras, ellos que representan el 14% de la población son dueños de la tercera parte de las tierras rurales colombianas.

 

 ”5) Son usurpadores de tierras, bajo la premisa de que todo esto que hoy conocemos era suyo, hasta el infinito y más allá y que los españoles se los arrebataron, entran en una finca como la Hacienda La Emperatriz un día cualquiera, sacan a la fuerza a sus dueños, queman su casa y sus productivos cultivos y nunca más se van, hasta que el estado les tiene que comprar OOOOTRA finca para sumarla a sus territorios, los cuales tienen para… ya les digo para que…

 

 ”6) Son Narco productores, aunque dicen que hay unos que son narcotraficantes no me consta, lo que si me consta y le puede constar a cualquiera que viaje de noche de Cali a Santander de Quilichao, es que las montañas del Norte del Cauca que usted puede observar en su carro a mano izquierda cuando va para Santander o a mano derecha cuando va para Cali, que parece un espectacular pesebre, no son casas, no son veredas, son CIENTOS de invernaderos de los indígenas con cultivos hidropónicos de marihuana y, dependiendo la zona, tienen coca y amapola también, todos estos cultivos son de ellos, y si no son de ellos están en sus tierras, las cuales le alquilan a las FARC, o bueno, si usted cree que se desmovilizaron con el «proceso de paz», digamos que se las alquilan a “las disidencias de las FARC” (lol) para que ellos las cultiven y les paguen un cómodo y muy lucrativo arrendamiento.

 

”7) Violadores innatos de la Constitución… En el Cauca, ellos se creen con derecho a coartar principios constitucionales a TODOS los demás caucanos, como el derecho a transitar libremente, cada vez que les parece, sus lideres le ordenan a 10 mil indígenas que alisten sus chiros y se aplasten en la vía panamericana a no permitir que entre ni salga nadie de Popayán por todos sus puntos cardinales (en una ocasión dejaron a los payaneses incomunicados durante 57 días).

 

”8) Invasores de empresas e industrias, como lo hicieron con la empresa exportadora de trucha El Diviso, se meten a las instalaciones y dicen, esto es mio, punto… Para que las empresas y las industrias lleguen al Cauca, tienen que pensarlo muuuuuy bien, y por eso NO HAY.

 

”9) La de ayer, por la que me eliminó FB el comentario, se creen ahora también con el derecho de entrar a un territorio que no es de ellos como Popayán, si algún día lo fue, ya no lo es, pero al igual que la hacienda la Emperatriz, ellos no tienen noción de respeto ni a la constitución, ni a la ley ni a la propiedad privada, y taponaron por horas sus vías, tumbaron estatuas que son parte de la ciudad, rayaron paredes y salieron como pedro por su casa, sabe usted que pasaría si fuera al contrario y a una comunidad cualquiera, la de Popayán o la de Pasto se le ocurre irse a meter a sus territorios ancestrales a hacerles lo mismo??? Lo linchan…

 

”Pero… Paradójicamente, en Popayán y en el Cauca, a muchísimos, no a muchos, a muchísimos les cae en mucha gracia que los indígenas hagan todo lo que les estoy narrando, es más los aplauden, como si fueran unos héroes, imagínese usted, haga de cuenta que usted tiene unos hijos bien vagos, que no hacen nada diferente a ganarse la vida con cultivos ilícitos, y cuando les da la gana me encierran en mi propia casa con llave sin poderme mover pa ningún lado, me vuelve mierda la sala y los dormitorios y hasta se orinan en mi cama, me toca aparte mantenerlos con mis impuestos, y aparte salgo yo a defenderlos porque pobrecitos ellos, son unos desprotegidos, uffff… Después de esto tan extenso concluyo al fín… Y a todas estas… A mi que me importa??? Si no les importa a los payaneses ni a los caucanos su situación con los indígenas porque me debe importar a mi que si viví hace unos años allá, pero ni soy de allá ni vivo allá?

”Si hay o no empresa privada e inversión industrial en el Cauca a mi en que me afecta? Si se puede o no transitar por la panamericana por esa zona del país a mi en que me perjudica?

 

”Que sigan los caucanos aplaudiendo a sus verdugos, ellos piensan que mientras se metan a la hacienda la emperatriz o a la empresa piscícola el diviso o a etc, etc, etc, a robárselas y si eso no es de ellos pues que problema hay si o que? Pobecitos… Si, Pobrecitos…. Pero la pregunta del millón es…. Pobrecitos Quien???”.

Sobra decir que una movilización en estos momentos tan difíciles por la situación sanitaria es absolutamente irresponsable. Vamos camino a nuevos brotes y nos preparamos para segundas y terceras olas de la pandemia y el permitir este tipo de actos, sin duda alguna, pasará una cuenta de cobro muy alta en los próximos días. Es una realidad que los movimientos políticos y oportunistas no dan inmunidad frente a la COVID-19

Solo queda hacer un llamado a las autoridades para que estén muy alertas, pues esta es una oportunidad de oro para aquellos que quieren sembrar el caos y desestabilizar a Colombia. No se puede descartar que estos grupos violentos apliquen la tesis maquiavélica de que “el fin justifica los medios”. Puede haber provocaciones o incluso infiltrados que investidos como fuerzas del orden causen actos violentos contra la movilización… ¡Mucho cuidado!

 

@lunado27

 

ÚLTIMAS NOTICIAS