viernes, febrero 26, 2021
Inicio Opinión Diego Arango El ocaso de Trump

El ocaso de Trump

Por Diego Arango O.

El peor mal que una persona pueda tener es la soberbia y la prepotencia, pues un hombre admirable por sus logros, experiencias e iniciativas como Donald Trump, va a pasar a la historia con una gran mancha sobre sus espaldas. Este hombre nacido en cuna rica, descendiente de europeos, se convirtió en el ícono moderno del típico norteamericano, que en gran parte fueron quienes lo llevaron a la presidencia del país más influyente del mundo actual.

Donald Trump no es un loco como muchos creen, es un hombre genial, audaz, arriesgado, perseverante y de propósitos definidos. En su vida ha demostrado ser capaz de lograr lo que se propone. Se hizo millonario partiendo del apoyo de su familia, dedicándose a los negocios de finca raíz, hoteles, casinos y eventos, tuvo seis quiebras entre otros asuntos. Luego incursionó en la televisión en el famoso programa El Aprendiz, captando una inmensa audiencia nacional e internacional que posicionó su nombre y personalidad.

Entró a la política con un pequeño partido sin resultados, hizo devaneos con los demócratas y terminó uniéndose a las filas republicanas, desde ahí logró la presidencia y realizó un gran gobierno haciendo valer la economía, creciéndola admirablemente. Tuvo políticas sociales muy favorables. Frenó las migraciones ilegales jugándose su prestigio, puso a raya las amenazas mundiales como Corea del Norte, Irán, Afganistán, reconoció a Jerusalén como capital de Israel protegiendo a los judíos y logrando la paz, le hizo juego a los rusos, puso limite a China, controló los ímpetus de gobiernos totalitarios como Cuba y Venezuela, protegió la vida del no nacido, uniéndose al sentimiento pro vida y familia, es un cristiano presbiteriano consecuente.

En su vida privada tuvo tres matrimonios pero ha sido un buen padre, tiene acusaciones de abuso sexual pero disipadas, se le señala de xenófobo, homofóbico y machista, siendo claro en sus posiciones. Pues bien, la pandemia que está sufriendo el mundo, ha sido para Trump un gran lunar en su historia, pues se lo acusa de irresponsable por ser el país con el mayor número de casos positivos y muertes a causa del covid-19 y finalmente su pretensión reeleccionista fue todo un fiasco, perdió por escasos votos, acusando a su rival ganador de fraude sin poder comprobarlo.

Trump se empecinó desesperadamente en demostrar manos negras en los escrutinios de algunos estados sin lograrlo y lo peor de todo, esa estúpida farsa de película de ficción, de incentivar la toma del Congreso americano por una turba de desadaptados vándalos, pisoteando la dignidad de la corporación y el corazón de la democracia norteamericana, unido a su actitud retrechera de no asistir a la posesión de su sucesor, dando así ocasión a un impeachment que lo ha dejado mal parado ante su país y el mundo. La historia lo juzgará en la incógnita de su futuro, pues ya es persona mayor.

Donald Trump, un hombre valioso que pisoteó lo que había construido, sumiéndose en el ocaso de su vida por dejarse llevar de la soberbia.

arangodiego[email protected]

ÚLTIMAS NOTICIAS