fbpx
miércoles, agosto 10, 2022

El gran desplante

Por Álvaro Ramírez González

A tres días de la pomposa y multimillonaria posesión presidencial, Petro y su staff directivo, citaron al Hotel Tequendama a todos los alcaldes de Colombia. Se presentaron 917 de los 1 100 que tiene el país. Petro no llegó a cumplir la cita temprano, pero Alfonso Prada y Velasco, se dedicaron a matizar y justificar la demora. «Está ocupado tomando decisiones del alto nivel»

Más adelante, Prada anunció que después de la hora del almuerzo, el presidente Petro se presentaría al recinto. Y finalmente Petro nunca apareció y eso desató la ira de la gran mayoría de los alcaldes allí presentes. «Es que se presentó un cruce de agendas», exclamaba Prada intentando apaciguar la rabia colectiva en el Salón Rojo del Hotel Tequendama a donde habían sido convocados.

«Petro está pagando las culpas de Duque que nunca habló con sus alcaldes», fue la última imbecilidad que se les ocurrió a Prada y a Velasco, ante el descontento generalizado. Gloria Flórez, congresista del Pacto Histórico y vocera del nuevo gobierno, intentó inventarse una propuesta para mitigar el desconcierto y aplacar la ira de los alcaldes y recibió un abucheo tan fuerte que debió callar y retirarse.

Abandonaron el recinto en medio de la indignación y el desconcierto. ¿Qué puede ser más importante para Petro que atender a 917 alcaldes colombianos que acudieron a su invitación? La alcaldesa de Juradó, Chocó, manifestó su extrañeza y su desconcierto porque para ella, desplazarse a Bogotá implica un gran sacrificio, en tiempo, incomodidades y dinero para su pobre municipio.

Prada y Velasco hicieron todo lo posible por justificar semejante «cagadón», argumentando hasta asuntos de seguridad nacional, pero nada de eso pudo contener el malestar colectivo que se cocinó en el salón. Es verdaderamente increíble que toda la artillería Petro esté concentrada en montar ese pomposo, costoso y multitudinario acto de posesión y que hayan menospreciado una reunión tan importante como la de los alcaldes de Colombia.

Es definitivamente un desplante horroroso que habla muy mal de un presidente que olímpicamente deja plantados a 917 alcaldes de Colombia. Y Petro, amo y señor de semejante desplante, ni da señales de vida. Calladito. Como si los 917 alcaldes no merecieran alguna explicación. ¡Qué mal pronóstico el de este gobierno!

alragonz@yahoo.es

ÚLTIMAS NOTICIAS