fbpx
lunes, octubre 3, 2022
InicioMedellínEl cambio ya no es en segunda, es en reversa

El cambio ya no es en segunda, es en reversa

En las últimas horas, Daniel Quintero ofreció una rueda de prensa para dar claridad sobre el video publicado desde el Clinton Global Initiative en Estados Unidos, donde afirmó que Medellín prohibiría la venta de vehículos nuevos a gasolina.

En las declaraciones realizadas esta mañana, Quintero Calle habló que en realidad no es prohibir la venta de vehículos a gasolina, sino limitar su circulación, es decir que los vehículos a gasolina no puedan movilizarse por la ciudad. Esta medida será efectiva en el 2035 y quedará consignada en un decreto que se firmará en las próximas horas.

Sin dar detalles, en estas declaraciones quedaría evidenciado que ningún carro a gasolina podría moverse por la ciudad de Medellín, es decir que quien compre un vehículo este año y aún lo tenga en el 2035, ya sea porque esta muy contento o no lo quiere cambiar, simplemente no lo podrá sacar de su casa, lo que obligaría a los ciudadanos a salir de sus automóviles en los próximos tres o cuatro años para evitar quedar «engrampados» con un bien inservible.

Por otro lado, habló de que ha aumentado notoriamente la compra de vehículos eléctricos. Sin embargo, los datos emitidos por el RUNT demuestran lo contrario: el 70 % de los carros comprados en el último mes son a gasolina, mientras que solo el 11 % son eléctricos o híbridos.

Es que Quintero se adelanta con la presunta medida, pues la ciudad aún no conoce quien será el mandatario en el 2035 como para que él deje un decreto distrital que limite esa circulación sin saber como se moverá el mundo dentro de 13 años, y da muy poco tiempo para realizar esa transición.

Hace un llamado para que se piense desde ahora en la inversión en un carro eléctrico sin tener en cuenta que hoy en día el costo es más de 30 % con respecto a uno a gasolina o diésel y con la enorme dificultad que hoy en día no se puede viajar por carretera ya que no hay estaciones de carga rápida en el camino.

Es decir que las familias tendrían que tener dos automóviles si quieren salir a pasear. Por otro lado, por ahora, al no ser una determinación a nivel nacional o por lo menos regional, el turismo en los municipios cercanos se vería afectado, sobre todo porque Medellín es la segunda ciudad más grande de Colombia, y en ese orden de ideas los visitantes solo podrían llegar en avión, que por ahora, y seguramente en 13 años, se seguirá moviendo a gasolina y contaminando muchísimo.

Y como se ha dicho anteriormente, la extracción del litio, mineral del que están hechas las baterías, genera un impacto ambiental importante y la contaminación a fuentes de agua ocasionada por la disposición de este tipo de material, es gigante, sin haber una solución definitiva en el horizonte.

La ciudadanía ha cuestionado la propuesta, sobre todo porque no ha tenido en cuenta a los diferentes sectores para llegar a la conclusión anunciada.

Es importante recordar que quien habla ahora como el defensor de la humanidad, detuvo todos los planes de movilidad eléctrica en la ciudad por más de dos años y ahora se muestra como el gran redentor, cuando unas de las fuentes móviles más contaminantes son los vehículos de servicio público y los de carga, por lo cual, ninguno de los dos podría entrar en esa restricción.

Así las cosas, Daniel Quintero sigue saliendo con sus «quinteradas» y cuando en realidad trata de arreglar las cosas, al saber que él como alcalde no puede evitar la venta de los carros, decide «recular» y ahora afirma que en realidad es una restricción, todo esto sin estudios, ni fundamento, ni cifras claras.

ÚLTIMAS NOTICIAS