lunes, noviembre 29, 2021

Ecos radiales

Por: Gustavo Adolfo Restrepo Navarro

En la mañana, noviembre 22, sintonicé dos emisoras del dial: “Radio Bla, bla” y “Radio Ego”, una y otra muy oídas en el país.

En ambas, paso a paso, como en una sinfonía muy bien orquestada, varias “perlas” me llamaron la atención o me indignaron. Veamos:

• El “Gran Saltimbanqui” de la primera, con su cohorte de cofrades, me imagino, tendieron tapete rojo de bienvenida al magnate Gilinski que les hacía el honor de concederles una entrevista.

Las preguntas fueron una deliciosa ambrosía para el “oferente hostil” hecho, en este acto, todo dulzura. Alguien “me sopló” que las preguntas pudieron haber sido previamente elaboradas por el invitado; en fin, se dicen tantas cosas, ¿no?

Y…, eureka, el “pretendiente agresivo” nos hizo saber a los accionistas de nuestra querida “Chocolates” que, prácticamente, no éramos más que unos pobres burros por haber tenido hace tiempo una acción tan mala, dado su precio bursátil de los últimos años.

Ah…, y que él, mil gracias gran señor, nos iba a hacer el gran favor de comprárnoslas a $ 1.240 Aproximadamente, más de lo que, a esa hora, alcanza su precio en bolsa (10:33 a.m., Nov. 22) ¡No pues…, qué señor tan querido ese míster; ¡ahora también le quedaremos a deber!. Lo que nos irrita es que nos crean bobos.

Pero, es que al “cortejador hostil” hay que recordarle que, a diferencia de él y de los de su combo, nosotros, los accionistas minoritarios de “Nutresa”, no sólo pensamos en dinero.

No me dejó de sonrojar la forma, casi imperial, en que el “entrevistado contemplado y mimado” pontificó en el sentido de que los fondos de pensiones tenían, sí o sí, que venderle. ¿Si esto es apenas comprando, cómo será ya mandando? ¡Que Dios nos coja confesados¡

• El funámbulo de “Radio Ego” y sus alegres tertulianos, a veces tan indóciles, actuaron hoy muy coordinada y disciplinadamente; tan lindos…, parecían parvulitos de guardería.

Como era de suponer, en esta ocasión, las preguntas y las respuestas fueron, en mi entender, una pálida repetición de las de “Radio Bla, bla”. Ni una pregunta aguda, ni difícil de responder, ni inteligente, ni comprometedora. El homenajeado, perdón, quien acudió a dar la entrevista, debió quedar feliz.

  • Ahíto de esa radio lambiscona y babosa, pasé a leer la prensa (“El Opmeit”) y, ¡Oh Jesus…, lo que me encontré¡ Una dizque aguerrida y profunda periodista, con mucha lisonja y exageradas reverencias, haciendo de triste telonera de “la oferta envenenada”. Me dio “pena ajena”.
  • Busqué, entonces, la supuesta prensa especializada y, fuera de mucho término que ni me va ni me viene, y mucho dato repetido y sabido, me encontré con que no saben ni pizca de valores no monetarios. Señores…, entiendan de una vez por todas: nuestras tres o cuatro acciones de Nutresa (las de mis abuelos, mis padres, mis hijos, mi nieta y yo) tienen un valor que ustedes, en su avidez monetaria, son incapaces de cuantificar o de imaginar. Quedarnos con esas acciones no nos va a hacer más pobres de lo que hoy somos, ni venderlas nos hará más ricos, pero si quedaremos muy tristes y arrepentidos de haber salido así de ellas.

Además, valoramos muchísimo a nuestros socios mayoritarios de “Nutresa” y no queremos dejarlos solos ante esta arremetida. Queremos seguir con ellos y ponerle cara, mancomunadamente, a esta “oferta envenenada e inelegante”. Por mi parte, creo que los accionistas preferimos como socios al GEA y no a los Gilinski, al hombre de Abu Dabi o al célebre “Embajador de la India”.

• Me dijeron que se habla, se piensa y se espera mucho de publicidad alrededor de este tema. Como nos creen torpes, hoy apareció un aviso de prensa (comercial en “El Colombiano”) para enseñarnos, con plastilina, a estos montañeros ignorantes, cómo se venden las acciones. No nos ofendan tan descaradamente. ¿Si la propuesta es tan buena, y se vende sola, para qué publicidad?

Definitivamente, no vamos a tener, ni en esta ni en la otra vida, cómo págarle a los Gilinski los favores recibidos y los por venir.

Ah…, y que puede que nuestra desvalorizada y maluca acción de “Nutresa” conozca a Nueva York. ¡Qué dicha, carajo¡

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS