jueves, abril 22, 2021
InicioOpiniónColumnista InvitadoDesubicado entre el montón

Desubicado entre el montón


Por Raúl E Tamayo

Le escuché una vez al doctor Fernando Gómez Martínez esta historia que en cierta ocasión le contó su amigo Vicentico Martínez Martelo, hombre público muy querido y respetado en Cartagena, ciudad de la que fue alcalde en dos ocasiones.

“Como te parece Fernando la que nos pasó la otra noche. Estábamos acostados y dormidos, Laurina y yo, en nuestra casa del Cerro, cuando me despierta mi esposa y me dice:

Tico, estoy sintiendo ruidos abajo. ¿Por qué no te asomas a ver si son ladrones?

Yo me levanté con pereza, porque estaba con mucho sueño y bajé al primer piso y me encuentro con un hombre que estaba esculcando los cajones de la cómoda en el comedor y empacando cosas. Yo le pregunto:

Oye y ¿tú qué haces aquí?

El hombre me respondió: Eche, don Vicente, es verdá, ¿yo qué hago aquí?

Y dejando el costal con los charoles y los cubiertos de plata, se fue por la puerta.

Entre todos los que hemos opinado sobre el alcalde de Medellín, me encontraba como el ladrón cartagenero en la casa de don Vicente Martínez. Desubicado.

Yo defendí la actuación de Daniel Quintero Calle, porque creí en este joven que había sido viceministro de Comunicaciones, que viene de una importante familia del Norte de Antioquia, en la que tengo muchos amigos y levitas que admiro y porque en su gabinete había importantes amigos conservadores y otros no tanto, como mi amigo Alberto Uribe Correa, que, aunque “zurdo”, admiro por todo lo que ha hecho por la Universidad de Antioquia y porque es un sabio contertulio, del que aprendo mucho.

Pero me parece que seguir apoyando a quien quiere acabar con el Aeropuerto Olaya Herrera, que es un lujo que nos podemos dar los paisas y que no nos pertenece solo a nosotros, pues los habitantes del Urabá antioqueño y chocoano, la región de Sucre y Córdoba y todas las ciudades intermedias del Pacífico y de Caldas y hasta el mismo Bogotá con muchos pasajeros que vuelan por Satena y otras aerolíneas, se sienten también felices sobre este derecho a aterrizar en plena capital de Antioquia.

No puedo dar opinión favorable a quien tiene en dificultades al Jardín Botánico que es el patrimonio de los habitantes de Medellín y la sede de nuestros clubes de Jardinería de Medellín y El Poblado, el lugar de investigación de estudiantes y protectores de nuestra flora, la orquideología antioqueña, orgullo de la montaña reconocida mundialmente.

La sacada de mi amigo Álvaro Guillermo Rendón de la gerencia de EPM con todos los méritos que el mismo alcalde le reconoció, subiéndolo hasta las nubes para después soltarlo al vacío con la destitución.

No voy a pasar a denigrar de quien hasta ayer defendí, porque creo que hay esperanzas de lograr un cambio de actitud en esta administración. “Solo Dios no cambia de pensamiento, porque lo conoce todo, y los animales porque no piensan”, dijo Juan Gómez Martínez.

ÑAPA: Los pensionados estamos amenazados con el gravamen a nuestras pensiones. Eso es inconstitucional y el gobierno dizque es amigo. ¿Otra vez desubicado?

Vía El Colombiano

ÚLTIMAS NOTICIAS