sábado, octubre 16, 2021
InicioOpiniónMisael Cadavid JaramilloDelta, no nos quites la ilusión

Delta, no nos quites la ilusión

Por : Misael Cadavid MD

Al aparecer hemos adoptando una posición tolerante y laxa ante la pandemia, la cual aún está lejos de controlar, mientras estamos en un centro comercial, un restaurante o en cine son miles y miles las personas que aún se infectan y otros tantos mueren, ante la decidía de las autoridades de salud, pues ya los reflectores de la prensa giraron a otros temas más light, superfluos y bizantinos pero más vendedores de audiencia amarillista.

Y es que la variante Delta es considerada 60% más transmisible que la precedente (Alfa) y dos veces más que el virus original.

Con la variante delta, y su elevada contagiosidad, parece ilusorio llegar a la inmunidad de rebaño únicamente gracias a las vacunas, aunque estas sigan siendo cruciales para contener la pandemia de la covid-19

Desde hace meses, la inmunidad de rebaño -es decir, el umbral de personas inmunizadas a partir del cual la epidemia cesa- es considerada como el santo grial de una salida de la crisis sanitaria.

Si usted amable lector se hace la siguiente pregunta: ¿solamente las vacunas permitirán hacer retroceder y controlar la epidemia? La respuesta es NO.

En efecto, intervienen dos parámetros: la contagiosidad intrínseca del virus y la eficacia de la vacuna ante la infección. Y no son suficientes

La variante delta, ahora dominante, es considerada 60% más transmisible que la precedente (Alfa) y dos veces más que el virus original. Y cuanto más contagioso es un virus, más alto es el umbral necesario para lograr la inmunidad de rebaño, obtenida vía las vacunas o la infección natural.

El cálculo se hace a partir del índice de reproducción de base del virus (o R0), es decir el número de personas que un infectado contamina en ausencia de medidas de control.

Para el virus original o histórico (con un R0 de 3), el umbral de inmunidad colectiva era estimado en 66% de personas inmunizadas. Pero si el R0 es de 8, como con la variante delta, llegamos al 90% , número mágico para lograr la inmunidad de rebaño con esta nueva variante.

Este umbral podría ser alcanzado si las vacunas fueran eficaces a 100% contra la infección. No es el caso.

Según datos publicados por las autoridades de Estados Unidos, la eficacia de las vacunas Pfizer y Moderna contra la infección ha bajado de 91% a 66% desde que la variante delta es dominante en Estados Unidos.

Además de las características de la variante, esa pérdida de eficacia puede deberse también a que ésta disminuye con el tiempo: cae de 88% a 74% al cabo de cinco a seis meses para Pfizer, y de 77% a 67% tras cuatro o cinco meses para AstraZeneca, según un estudio británico publicado hace poco.

Esto es lo que impulsa a cada vez más países a contemplar nuevas inyecciones de refuerzo, en general una tercera dosis.

Con la variante actual, estamos en una situación en la que la inmunidad de rebaño no es una posibilidad, ya que infecta a personas vacunadas.

Ante todo, las vacunas son muy eficaces para evitar las formas graves de la enfermedad así como las hospitalizaciones.

En fin, sí es posible llegar a la inmunidad de rebaño pero no únicamente a través de la vacunación.

Ello supone mantener las mascarillas y formas de distanciamiento social y ventilación adecuada, en especial en ciertos territorios para frenar el virus y reducir al máximo los riesgos.

Durante la pandemia del sida, cuando los científicos dijeron que había que ponerse preservativos, mucha gente respondió “de acuerdo por ahora, por un tiempo” pero se siguió haciéndolo, puede ser que sigamos poniéndonos mascarillas en lugares cerrados y los transportes durante bastante tiempo.

La pandemia de coronavirus ha provocado casi 5 millones de muertos en el mundo desde que la oficina de la OMS en China dio cuenta de la aparición de la enfermedad en diciembre de 2019 y más de 216 millones de personas contrajeron la enfermedad. La gran mayoría de los enfermos se recupera, pero una parte aún mal estudiada son las personas que quedan con múltiples secuelas lo que ha aumentado la carga de enfermedad a nivel mundial con costos aún no cuantificados en sus atenciones pero que seguramente representa muchos billones de dólares.

De acuerdo a estudios Epidemiológicos hechos a nivel mundial, es probable que el control de la pandemia no esté antes de un año mas, a no ser que surja un antiviral efectivo para engrosar el limitado arsenal terapéutico disponible actualmente.

La vacuna social basada en el auto cuidado, la responsabilidad y la disciplina seguirán teniendo un valor preponderante.

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS