jueves, abril 22, 2021
InicioMundoCrisis en la frontera sur de los Estados Unidos

Crisis en la frontera sur de los Estados Unidos

Por Carlos Echavarría

Uno de los principales problemas que está sorteando la administración de Joseph Biden, es el constante flujo de inmigrantes ilegales a través de toda la frontera sur con México, que tienen al borde del colapso al sistema de inmigración en los Estados de Texas y California.

Desde que el presidente Biden modificó las condiciones para la llegada al país del norte, miles de inmigrantes de centro y sur américa, intentan la proeza de vencer al gran Rio Bravo, y pisar suelo americano. Son entre cuatro mil y cinco mil el número de inmigrantes que llegan cada día y el gobierno central ha recibido duras críticas por el gobernador de Texas, Greg Abbott, sobre la modificación de las políticas de inmigración que tenía implementadas la administración Trump.

Ante la avalancha de personas en busca del sueño americano, la administración Biden va de tumbo en tumbo. Cuando era candidato prometió que en su mandato las personas no serían perseguidas, lo que motivó a miles a emigrar de sus países de origen cuando se posesionó.

En el pasado, cuando un inmigrante ilegal cruzaba la frontera, su peor pesadilla era encontrarse con la patrulla fronteriza, ya que sabían que eso significaba la deportación inmediata; pero, con las nuevas medidas de Biden, los inmigrantes al cruzar la frontera, inmediatamente buscan los patrulleros, se presentan como ilegales y la guardia los conduce a los albergues de inmigrantes hasta que se les defina el estatus migratorio.

Ante tal situación, la administración endureció las medidas, diciendo que se iba a deportar a todo inmigrante ilegal mayor de edad que estuviera solo o acompañado de adultos; Lo que ocasionó que la llegada a los Estados Unidos fuera por miles y todos con sus hijos menores de edad. La administración Biden, estaba temerosa de seguir las políticas de separación de familias implementadas por el presidente Trump, quien deportaba a los adultos y los menores permanecían en territorio americano.

Ante la incapacidad de albergar entre 3.000 y 4.000 personas que cruzaban la frontera cada día, la administración central tomó la decisión de dejar libres a todas las personas que estaban en los albergues, con la única condición de que se presentaran a las audiencias programadas para definir su estatus migratorio; la medida ocasionó una avalancha de inmigrantes desempleados y sin vivienda en todos los estados del sur de los Estados Unidos, mientras que otros que tienen familiares en los estados del norte, emprendieron su camino.

La última “gran medida” anunciada por administración, fue la de deportar las familias enteras, pero dejó la puerta abierta para que si el inmigrante ilegal, era un menor de edad, no se deportaba. La consecuencia fue lógica, miles de niños entre los 8 y los 17 años cruzan la frontera SOLOS y los albergues con capacidad para 500 menores, tienen hasta 4.000 en espera que les definan la situación, ya que ellos no pueden dejarse libres hasta que se les defina la situación.

La administración Biden está desesperada, no sabe qué hacer con la ola de inmigrantes; incluso tomó la misma medida de la administración Trump, de pedirle ayuda al presidente de México, Manuel López Obrador, para que sea ese país, quien detenga la migración por la frontera sur que comparte con Guatemala.

Mientras tanto, Trump se ríe en su palacio de Mar-a-Lago, dando entrevistas a la cadena de noticias FOX, en donde dice claramente “se los advertí y el problema solo está comenzando”  

ÚLTIMAS NOTICIAS