IFMNOTICIAS

Confirman reelección de Juan Orlando Hernández como presidente de Honduras en medio de disturbios.

IFM – HONDURAS. El Tribunal Supremo Electoral de Honduras proclamó oficialmente como ganador de la contienda electoral para un nuevo período presidencial, al actual presidente Juan Orlando Hernández, luego de casi un mes de haberse llevado a cabo las elecciones.

En medio de episodios de violencia que ya dan cuenta de por lo menos 18 muertos, decenas de heridos por los enfrentamientos entre los simpatizantes de los dos candidatos, en todo este tiempo; el Tribunal finalmente reveló que el presidente fue reelecto, luego de cumplir con 2 reconteos de votos y haber surtido los trámites de las correspondientes impugnaciones y reclamos por supuestos fraudes.

La institución encargada de regir las políticas electorales en Honduras, tenía hasta el 26 de diciembre para poder resolver las impugnaciones y resolver las dudas, logrando hacer su tarea en menor tiempo, buscando acabar pronto con la incertidumbre política y generar nuevamente la estabilidad para que se restablezca la gobernabilidad e institucionalidad en el país.

Hace unos días, el equipo élite de la policía había entrado en paro, tras negarse a enfrentarse con la población civil, al manifestar que su función era proteger a la ciudadanía no combatirla en su justo derecho de reclamar un gobierno, lo que dio muestras de la debilidad institucional que se estaba viviendo.

La declaración del Tribunal Supremo Electoral -TSE- se produjo luego de tres semanas  de realizadas las elecciones el pasado 26 de noviembre. Según el presidente del tribunal, el magistrado David Matamoros, Juan Orlando Hernández es oficialmente el nuevo presidente además de que el Partido Nacional, ganó también la mayoría de los escaños del parlamento con 128 diputados y un total de 298 alcaldías.

El conteo definitivo de los votos dio como resultado que Juan Orlando Hernández  del Partido Nacional, alcanzó el 42,95% de los votos contra el 41,24% alcanzado por Salvador Nasralla del movimiento Alianza de Oposición contra la Dictadura.

La declaración del TSE lo hizo el magistrado presidente de la corporación a través de las radios y televisiones nacionales; pero el opositor Nasralla, había adelantado que no reconocería los resultados considerando que se estaba generando un fraude contra su elección, dado el corto margen que, según él, sospechosamente benefician al actual presidente.

En la tarde del domingo, antes de que el TSE proclamara oficialmente al nuevo presidente, el candidato de la oposición Salvador Nasralla, había viajado a Washington para presentar  una demanda por fraude ante los OEA e informar del caso al Departamento de Estado Norteamericano, solicitando medidas cautelares en Honduras.

Por su parte, el controvertido expresidente Manuel Zelaya, coordinador general del partido de Nasralla, Alianza de Oposición contra la Dictadura, anunció que hoy lunes se producirá un paro nacional contra el fraude y convocó a sus seguidores a las calles para manifestarse contra la decisión del tribunal.

Para el partido derrotado, el que la Corte Suprema de Justicia haya aprobado en el 2015 de manera controversial la norma que permitió la reelección, genera sospechas e insisten que el fraude nace de la aplicación de una norma que no está considerada en la constitución que, expresamente, prohíbe la reelección presidencial en el país.

Los argumentos que la oposición esgrime sobre el fraude, se fundamenta en el hecho que cuando el conteo de los votos tenía escrutados el 57% de las mesas, los datos mostraban como ganador a Nasralla con una diferencia de cinco puntos, pero que extrañamente, la diferencia se fue recortando hasta dar como ganador al presidente, según lo declararon a los medios de comunicación durante estos días de incertidumbre.

Pero el magistrado presidente del Tribunal Supremo Electora, David  Matamoros, fue enfático en afirmar que éstas fueron unas elecciones “con una transparencia nunca vista en Honduras”, además dijo que “Deseamos que haya paz (…) que volvamos a abrazarnos como hermanos”, refiriéndose a los hechos de violencia y la convocatoria de paro nacional.

La opinión está dividida en Honduras, entre los seguidores del presidente electo y los seguidores del expresidente Manuel Zelaya quien está detrás del expresentador de televisión y periodista Salvador Nasralla. Para los miembros del Partido Nacional, Nasralla es un títeres de Zelaya, quien fuera destituido y protagonista de un polémico episodio que lo llevo a irse del país en el año 2009 en lo que fue catalogado, por gran parte de la comunidad internacional, como un golpe de estado y regresando al país en el 2011.

En medio del panorama, finalmente Honduras tiene presidente.