miércoles, enero 19, 2022
InicioEconómicasCon el fin de año el fraude bancario es más frecuente

Con el fin de año el fraude bancario es más frecuente

Las quejas por ciberfraudes que se van en alza por esta época de fin de año, solo $5 de cada $100.000 están relacionados con un delito cibernético, cifra que representa solo 0,005% del monto transado.

Esto se debe a que la banca ha aumentado su inversión en ciberseguridad. El presupuesto total del sector para este rubro era de $88.000 millones en 2018; en 2019 fueron $192.000 millones y para 2020 se destinaron $315.000 millones, un aumento de casi 400%.


Para combatir este flagelo,Asobancaria y Certicámara avanzan en programa de biometría dactilar del sector gracias a la alianza con la Registraduría, para hacer biometría dactilar, se ha reducido 99% la suplantación en oficinas. Ahora el reto es lo digital: 72% de las operaciones bancarias se realiza a través de estos canales, ya se está trabajando con la Registraduría para lograr la biometría facial,

Para no ser víctima de robo bancario se aconseja evitar descargar archivos de correos electrónicos; nunca ingrese a la página web del banco a través de enlaces en mails, teclee usted mismo la dirección; no realice transacciones bancarias desde computadores y redes públicos; y cambie la clave de su tarjeta al menos una vez al mes. Recuerde que un banco nunca le pedirá su clave bancaria por correo o teléfono.

El conducto regular para denunciar el fraude es, primero, en la oficina bancaria. Las siguientes instancias son la Superintendencia Financiera de Colombia, la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación.

Aquí están los tipos de fraudes más frecuentes en Colombia:

Clonación de tarjetas:
Por ejemplo, cuando los datos se roban en cajeros automáticos, dispositivos POS móviles (datáfonos), se denomina fraude por tarjeta presente (CP) y sucede principalmente porque la mayoría de las víctimas desconocen su posterior uso, hasta que revisan los movimientos. No obstante, la amplia adopción de tarjetas habilitadas para EMV (Con un chip integrado de seguridad) redujo el fraude con las tarjetas presentes, pero motivó el aumento del 70% en las tarjetas no presentes, desde el inicio de la pandemia.


Bajo ingeniería social:
Miles de personas fueron engañadas para que pagaran dinero para salvar a sus familiares de enfermedades, o donde los estafadores se hicieron pasar por funcionarios públicos, aprovechando la desinformación del virus.


Fraude:
Esta es una de las tres principales amenazas para el comercio electrónico y se origina cuando el titular de la tarjeta recibe el producto comprado, pero luego alega que no autorizó la compra o que nunca lo recibió.


De aplicaciones:
En este caso las personas solicitan préstamos o tarjetas de crédito, pero una vez que acceden a este recurso se desaparecen de los mecanismos de contacto del banco. El 40% de estos casos implica el uso de identificaciones falsas o combinando datos robados de varias víctimas.


Robo de identidad:
Este mecanismo consiste en utilizar las tarjetas de crédito o sus números robados para realizar compras que el titular no autorizó. Para 2020, se reportaron más de 130.000 casos de este tipo de suplantación de identidad en Latinoamérica.

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS