martes, noviembre 30, 2021
InicioColombiaComisión de la Verdad escuchó a Salvatore Mancuso y a Timochenko

Comisión de la Verdad escuchó a Salvatore Mancuso y a Timochenko

Salvatore Mancuso y Rodrigo Londoño, antiguos enemigos en medio del violento conflicto armado de Colombia, comparecieron el miércoles ante la Comisión de la Verdad para pedir perdón a las víctimas y reconocer los errores que cometieron desde las filas de los grupos paramilitares y la exguerrilla de las FARC.

Es la primera vez que simultáneamente y en forma virtual asisten dos antagonistas de la confrontación a la comisión, que es parte del acuerdo de paz firmado en 2016 con las FARC para poner fin a un prolongado conflicto interno de más de medio siglo que ha dejado unos 260.000 muertos y que busca verdad, justicia, reparación de las víctimas y no repetición.

«Quiero reconocer frente a ustedes mi responsabilidad en este conflicto. Soy plenamente consciente de que no hay manera de volver el tiempo, de que no podemos borrar en las mujeres las cicatrices que hemos dejado grabadas en sus cuerpos, que no podemos revivir a los muertos, ni borrar de la memoria los desplazamientos, los dolores ni las ausencias», dijo Mancuso.

«Todos perdimos, unos más que otros, reconocer responsabilidades es el primer paso para recomponer lo que se pueda, para resarcir, para aliviar el peso que uno carga en el corazón, por eso les pido perdón desde lo más profundo de mi alma y de mi corazón», agregó en una video conferencia desde una cárcel de Estados Unidos en donde permanece detenido.

Mancuso, de 56 años, fue uno de los fundadores y líderes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), la mayor organización paramilitar del país, acusada de asesinatos, masacres, abusos sexuales, desplazamientos y despojos de tierras en medio de su lucha contra la guerrilla izquierdista.

Perdón hasta el último día

Los grupos paramilitares surgieron en la década de 1980 financiados por ganaderos, agricultores, terratenientes, comerciantes y empresarios para defenderse de los ataques de la guerrilla en medio de impotencia del Estado para contener a los grupos rebeldes.

Mancuso, fue extraditado a Estados Unidos desde Colombia en 2008, acusado de narcotráfico y de incumplir un acuerdo de paz que permitió la desmovilización de los grupos paramilitares.

El antiguo jefe paramilitar, quien vestía uniforme color anaranjado de presidiario, dijo sentirse avergonzado y arrepentido, mientras solicitó a la Jurisdicción Especial para la Paz que le permita acudir como testigo en el caso de los falsos positivos o ejecuciones extrajudiciales de civiles cometidas por efectivos del Ejército.

«Sé que nos va a tocar hasta el último día de la existencia seguir pidiendo perdón y esperarlo», aseguró Londoño, quien firmó el acuerdo de paz de 2016 que permitió que unos 13.000 integrantes de las antiguas FARC se desmovilizaran, dejaran las armas y conformaran un partido político.

Tanto Mancuso como Londoño relataron en una extensa declaración de más de cuatro horas detalles de su involucramiento en el conflicto armado colombiano.

Representantes de las víctimas dijeron que más allá del perdón, los antiguos líderes de los grupos armados ilegales deben revelar la verdad para contribuir que haya justicia.

«No pierdan la esperanza, lucharemos para que esta verdad de todas partes de ponga a la luz de Colombia», dijo por su parte el presidente de la Comisión de la Verdad, Francisco de Roux.

Suscríbete gratis a ifm noticias

ÚLTIMAS NOTICIAS