miércoles, abril 21, 2021
InicioMedellínColapso de la movilidad en Medellín y el área metropolitana

Colapso de la movilidad en Medellín y el área metropolitana

Medellín y el área metropolitana fueron un caos. Las medidas restrictivas que decretaron conjuntamente las autoridades departamentales con el concurso de los alcaldes metropolitanos de un Toque de Queda a partir de las 5:00 de la tarde de ayer, generaron el mayor caos en la movilidad, del que se tenga memoria en esta parte del país.

El metro, buses, transporte público y particular; hasta las motos en toda la ciudad y e valle, quedaron paralizados por horas cuando millones de personas que buscaron movilizarse al mismo tiempo para evitar ser cogidos por el Toque de Queda.

Durante el día el tráfico fue pesado, los ciudadanos buscaron abastecerse para hacer frente a un largo fin de semana en medio de medidas de encierro de 12 horas diarias; los supermercados estuvieron saturados en medio de la restricción del pico y cédula y muchos trataron de salir de la ciudad en sus vehículos para llegar a municipios cercanos.

Como el miércoles fue día laborable, los trabajadores terminaron creando una nueva hora pico tras la modificación de los horarios por parte de las empresas quienes cerraron a las 4:00pm, hora en la que todo fue Troya.

Fue a partir de ese momento que la ciudad y el Valle de Aburrá se congestionó como nunca se había visto. Las estaciones del metro se abarrotaron en la mayor aglomeración posible, que contrarió el espíritu de las medidas tomadas por el Gobernador encargado Luis Fernando Suárez, y que precisamente hacían llamado a no aglomeraciones y al distanciamiento social. Nuevamente el discurso se quedó en deseo porque la realidad fue otra.

«Si el pico de pandemia ya estaba alto, qué podrá esperarse de con estas aglomeraciones, vaea esto, es incocebible. Son medidas absurdas las de nuestros políticos» decía en medio de la fila un usuario del Metro de Medellín en la estación Poblado, mientras al interior no cabía ni una mosca.

Las vías, entre tanto, no fueron suficientes para soportar la afluencia de tráfico en un ciudad que colapsó. Ni vías arterias, ni secundarias, ni troncales viales, ni avenidas o autopistas. Durante horas después de la entrada en vigencia del Toque de Queda, el tráfico estuvo detenido totalmente en medio del desespero de los conductores.

La autopista sur y la norte, la avenida regional, las calles 10, 30, 33, San Juan, Colombia, Barranquilla, con todos sus puentes; las Avenidas El Poblado, Las Vegas, Industriales, 65, 70, 80; todos los puentes de conexión, intercambios viales como la Aguaguatala, Puente del Pandequeso: todo colapsó.

No fue posible hasta entradas las 8:00 pm que todo se fuera despejando poco a poco ante la incapacidad de las autoridades de prever que esto sucedería.

La única entidad que propuso que se modificara la hora de entrada del Toque de Queda, advirtiendo que esto podría pasar fue Fenalco – Antioquia, que desde la mañana había solicitado al Gobernador (e) Suárez que modificara el horario de esta medida para que empezara a las 8:00 de la noche por el traumatismo que podría generar, pero su llamado solo encontró oídos sordos ante una administración ciega y sorda ante las solicitudes de los comerciantes.

En un caso normal, el secretario de movilidad de una ciudad como Medellín y después de una situación como esta, debería renunciar, pero Carlos Cadena-Gaitán ya renunció algunos días antes aunque está en el cargo hasta pasada la Semana Santa.

Los agentes de Tránsito fueron insuficientes y ni la policía fue activada para apoyar el control de un tráfico caótico e inmóvil agravado por la limitaciones viales generadas por obras no terminadas como la Ayurá sobre la autopista y la avenida Las Vegas, el cierre de las Palmas, el puente de la 80 con Colombia, el exceso de semáforos tras el desmonte de los puentes peatonales.

Entre obras, obras de contingencia y errores en la planeación de movilidad sumado a la falta de previsión de las autoridades ante medidas improvisadas y no proyectadas, se abusó de la paciencia de millones de ciudadanos.

«Medellín y Antioquia tiene gobernantes incompetentes, incapaces; mejor dicho estamos jodidos» increpaba un conductor en pleno San Juan mientras estaba atascado en frente de la Alpujarra y señalaba hacia los edificios de la Alcaldía y la Gobernación.

Miles de ciudadanos, terminaron optando por bajarse de los buses y abandonar el metro y caminar en medio de los carros y por aceras atestadas de personas.

Ni el aeropuerto José María Córdoba de Rionegro se salvó del Colapso.

Si la idea del Gobernador y los alcaldes metropolitanos era un Toque de Queda para evitar un pico de pandemia, el efecto realmente fue el contrario y Medellín y el Valle de Aburrá, deberán tener en cuenta el miércoles santo, como el día en que se generó la mayor aglomeración que seguramente se lamentará en la ocupación de UCIs en las próximas semanas.


ÚLTIMAS NOTICIAS