IFMNOTICIAS

Coherencia antioqueña

Por: Astrid Buitrago

Para las próximas elecciones del 27 de octubre de 2019, es menester hacer un breve examen de la trayectoria política de los candidatos, que aspiran a la dignidad de Gobernador de Antioquia y que estarán en el piso 12 de la misma, desde el 01 de enero de 2020 y hasta el 31 de diciembre de 2023.

Tenemos para empezar, a un Economista de EAFIT, quien fue Concejal del Partido Liberal, luego llegó al CD (no me consta que hubiere militado en el partido) en una campaña a la Alcaldía, que perdieron en 2015 y más adelante aparece por arte de  birlibirloque, como gerente del IDEA del Gobernador que le ganó al candidato de su partido, o al menos de la campaña en que participó abiertamente, y no sabemos cómo ayudó al actual gobernador, para que le diera el segundo cargo en importancia del departamento, y sería bueno que nos contaran algún día, no obstante. Para éstas justas buscó el aval del partido conservador inicialmente, lo que es una curiosa visión política; pero como no se pudo el aval, entonces recogió firmas. Llama la atención, es que hoy se encuentra muy enredado por unas denuncias de una maraña de corrupción al interior del IDEA, que tiene un “valor más” allá de que las haga el diputado del Polo Democrático, pues parece ser que tales denuncias surgen por información de adentro de la propia Gobernación de Antioquia. ¿Será que no lo quieren? o ¿saben lo que le espera al Departamento de Antioquia con su llegada?

Seguimos con un Abogado -que hoy se presenta solo como profesor posando de outsider- de la UNAULA, quien fue Secretario General del Partido Liberal; fue Gerente de la campaña de un conservador que se pasó a la U, campaña desde donde agredieron al expresidente Uribe a más no poder; más adelante acepta la Secretaría de Productividad y Competitividad del Gobernador actual, donde duró solo 4 meses, y con variopintas versiones de su salida se queda como analista del Canal regional de Antioquia durante unos meses y de repente, empieza a virar su pensamiento al verle cosas buenas al expresidente Uribe, a quien siempre atacó, desde cuanta clase, conferencia, programa o espacio público se lo permitía; y hoy su candidatura la lanza desde el partido ASI, que goza del beneplácito de los verdes, en especial del actual Representante a la Cámara León Fredy Muñoz, quien saltó del anonimato a la fama, por ser capturado con cocaína en el aeropuerto de Rionegro (Antioquia); esto es, a esa candidatura se suman los decentes, humanos y pazólogos de la región, pero dice defender y admirar a Álvaro Uribe, explíquenme por favor que no entiendo.

Nos encontramos también otro Abogado de la UNAULA, quien inició en el Fajardismo, apoyó a Fajardo en la campaña a la Alcaldía de 2003, fue asesor del Ministro de Defensa Santos y desde ahí su gran amigo y defensor en Antioquia; fue Secretario General del Partido de la U y su coordinador político; se quemó a la Cámara por el partido de la U; luego se convirtió en el Antioqueño más Santista del país, trabajando en el Gobierno de Santos como Viceministro y posteriormente se ubicó en el sector de los bananeros, para apaciguar a los empresarios de ese gremio, lo mismo que haría Santos con Bruce Mac Master en la ANDI y con Juan Carlos Mira en ASOCAÑA; el único antioqueño que lo supera en Santismo es el artífice del IVA del 19% en 2016, el Congresista Germán Hoyos, llamado búho del oriente antioqueño, también santista pura sangre, clientelista como el que más y jefe del exsecretario de gobierno municipal Santiago Gómez Barrera, quien dice aspirar a la alcaldía de Medellín, para continuar con el “legado” del Alcalde Gutiérrez, aunque también detesta al expresidente Uribe en privado, pero no se atreve a decirlo en público, dado que sabe y aprendió como el partido Cambio Radical, que ser antiuribista en Antioquia es un suicidio político .

Continuamos con un Administrador de Negocios de EAFIT, que sin trayectoria política alguna, le entregan la Gobernación de Antioquia en el año 2004, por la muerte de su hermano a manos de las FARC, en selvas limítrofes entre el departamento de Chocó y Antioquia y con una cuñada bastante particular, que aun hoy, tiene mucha parte de la nómina de la Gobernación con gente de la ciudad bonita; luego fue candidato a la presidencia y a la vicepresidencia por el Partido Liberal y terminaría haciendo la alianza AMA, con el inefable Sergio Fajardo, para elegirse Alcalde en 2011, con unas ejecutorias bastante cuestionables en temas contractuales, sobretodo, con temas como el cinturón verde la ciudad y Parques del Rio, con la plata UNE-MILLICOM, que aún hoy seguimos padeciendo; y que con sus fuerzas electorales no pudo elegir a una excelente candidata como su hermana, al Senado de la Republica y que hoy afortunadamente hace parte del servicio diplomático y sigue defendiéndonos a las víctimas de las FARC, como cuando estaba en el Congreso, donde hoy, en la Cámara de Representantes, no quieren proteger más que el acuerdo y a los victimarios, pasando por encima de esta familia del occidente antioqueño, víctima de las FARC y que a decir verdad, al momento de escribir este artículo, no se sabe a ciencia cierta si va o no va a la carrera electoral de octubre de 2019.

Finalizamos con un Comunicador de la UPB, quien en toda su vida política, solo ha tenido claro que es Uribista, siguiendo al expresidente Uribe desde 1999, trabajando para ese gobierno en el Ministerio de Transporte, recorriendo todo el país de la mano del gran Andrés Uriel Gallego; luego lo siguió en su partido de la U y cuándo Santos lo usurpó, pasó a seguirlo en el CD; hizo el ejercicio para las votaciones de Senado por la U, cuando ese partido era uribista, con 38.000 votos en las legislativas de 2010; luego a la Asamblea por el mismo partido de la U aún uribista, con 22.000 votos; posteriormente, con la gallardía que lo caracteriza, renuncia al partido de la U y a su curul de Diputado, donde impulso excelentes iniciativas para el departamento, respetando al gobernador Fajardo, que siempre lo consideró oposición, que pertenecía a un partido que se vendió inicialmente como leal al ideario uribista y luego se alineó con un presidente desleal a las ideas de quienes lo eligieron; mismo que lo chantajeó con la curul ganada para el Senado en franca lid, situación en la cual se calló con estoicismo, para después asumir una candidatura a ultima hora, donde se movería por toda Antioquia, obteniendo 613.500 votos a pulso y corazón, con los bríos, elegancia y nobleza de un caballo de paso fino y hoy sigue leal a las ideas que abrazó, incluso en contra de su estirpe y abolengo político familiar.

Ahora bien, los antioqueños tendrían que pensar muy bien a quien le van a dar la responsabilidad de dirigir los destinos del departamento. Dos candidatos al menos, son exempleados del gobernador actual, con la apuesta de la continuidad pero soterrada; no se atreven a decirlo y no entiendo por qué; otro que fue o sigue siendo Santista, no lo sabemos, porque del tema no habla para poderse elegir en Antioquia, imagino; y otro que ya fue gobernador, alcalde y quiso ser presidente y vicepresidente; y finalmente, uno que lleva defendiendo las mismas ideas durante 20 años, ha sido leal a sus líderes y se probó con su partido en las pasadas elecciones y todo el pueblo antioqueño lo ha visto recorrer con un sombrero estas escarpadas montañas, en dos oportunidades (los 125 municipios) y no solo en campaña.

¿En serio los antioqueños tienen dudas sobre la coherencia y consistencia de los candidatos? ¿Vamos a seguir quejándonos de los políticos sinuosos, desleales y saltimbanquis? ¿Seguiremos votando por ellos? O peor aún ¿será que la política antioqueña se va a limitar a plata y oportunidad? Reflexionen todos los que habitan mi hermosa tierra antioqueña y voten a conciencia, por nuestro futuro y el de nuestros hijos.

Comentarios: 0