IFMNOTICIAS

Así fue el último adiós al expresidente del Perú Alan García

PERÚ. Los restos del ex presidente Alan García fueron velados desde el último miércoles en el local partidario del Apra, en Breña. Amigos, familiares, simpatizantes y distintos líderes políticos llegaron hasta la Casa del Pueblo para darle el último adiós al ex gobernante.

La familia del ex presidente Alan García decidió que sus restos sean cremados, una determinación que desde el Apra se ha respetado, según indicaron a este Diario algunos dirigentes del partido.

A las 10:10 concluyó la ceremonia en la Casa del Pueblo y el féretro fue llevado por la avenida Alfonso Ugarte hacia la plaza Dos de Mayo y luego a la Plaza San Martín. A las 12:37 pm, el cortejo fúnebre llegó al camposanto Mapfre de Huachipa. Ahí los restos mortales del ex mandatario fueron cremados.

Previamente, en el local partidario, Luciana García, leyó una carta que les dejó su padre antes de morir.

“No hubo ni habrá cuentas, ni sobornos, ni riqueza. La historia tiene más valor que cualquier riqueza material. Nunca podrá haber precio suficiente para quebrar mi orgullo de aprista y de peruano. Por eso repetí: otros se venden, yo no”, dice parte de la misivia.

El féretro con los restos de Alan García fue trasladado la noche del miércoles desde el hospital Casimiro Ulloa, en Miraflores, hasta la Casa del Pueblo, ubicada en la avenida Alfonso Ugarte, donde son velados por decisión de la familia del ex jefe del Estado.

El ex presidente se suicidó la mañana del miércoles momentos antes de que la policía y el fiscal adjunto del equipo especial Lava Jato Henry Amenábar procedieran a detenerlo de forma preliminar por un plazo de diez días.

Alan García fue trasladado por los policías hacia el hospital Casimiro Ulloa y, según detalló el Ministerio de Salud, perdió la vida a las 10:05 a.m. producto de la hemorragia cerebral masiva por el impacto de bala.

Alan García, investigado por presuntas irregularidades y pagos de coimas por los cuales la fiscalía le imputaba los supuestos delitos de lavado de activos y colusión, tenía una orden de impedimento de salida del país desde noviembre del 2018, también como parte de las investigaciones.

Tras la confirmación del fallecimiento de Alan García, el Gobierno declaró tres días de duelo desde el miércoles 17 hasta el viernes 19 de abril.

LA CARTA DEJADA A SUS HIJOS

El ex presidente Alan García dejó una carta antes de tomar la decisión de acabar con su vida, según reveló su hija Luciana García Nores durante el velatorio llevado a cabo en la Casa del Pueblo.

Como se recuerda, García Pérez se suicidó mediante un disparo en la cabeza el último miércoles cuando tomó conocimiento de que iba a ser detenido preliminarmente en el marco de la investigación que se le seguía por presuntos actos de corrupción en su segundo gobierno, a raíz del Caso Odebrecht.

Esta es la carta leída por Luciana García Nores:

“Cumplí la misión de conducir el aprismo al poder en dos ocasiones e impulsamos otra vez su fuerza social. Creo que esa fue la misión de mi existencia, teniendo raíces en la sangre de ese movimiento.

Por eso y por los contratiempos del poder, nuestros adversarios optaron por la estrategia de criminalizarme durante más de treinta años. Pero jamás encontraron nada y los derroté nuevamente, porque nunca encontrarán más que sus especulaciones y frustraciones.

En estos tiempos de rumores y odios repetidos que las mayorías creen verdad, he visto cómo se utilizan los procedimientos para humillar, vejar y no para encontrar verdades.

Por muchos años me situé por sobre los insultos, me defendí y el homenaje mis enemigos era argumentar que Alan García era suficientemente inteligente como para que ellos no pudieran probar sus calumnias.

No hubo ni habrá cuentas, ni sobornos, ni riqueza. La historia tiene más valor que cualquier riqueza material. Nunca podrá haber precio suficiente para quebrar mi orgullo de aprista y de peruano. Por eso repetí: otros se venden, yo no.

Cumplido mi deber en mi política y en las obras hechas en favor de pueblo, alcanzadas las metas que otros países o gobiernos no han logrado, no tengo por qué aceptar vejámenes. He visto a otros desfilar esposados guardando su miserable existencia, pero Alan García no tiene por qué sufrir esas injusticias y circos.

Por eso, le dejo a mis hijos la dignidad de mis decisiones; a mis compañeros, una señal de orgullo. Y mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios porque ya cumplí la misión que me impuse.

Que Dios, al que voy con dignidad, proteja a los de buen corazón y a los más humildes”.

Vía El Comercio y agencias

Comentarios: 0