miércoles, abril 21, 2021
InicioEspecialesAlgodón de sangre - Parte 1

Algodón de sangre – Parte 1

Por Carlos Echavarría

La unidad investigativa de BBC News, presentó en diciembre un extenso informe sobre la situación del cultivo de algodón en la región de Xinjiang, China, en donde se produce cerca del 20% del algodón que se emplea en todo el mundo y los resultados son la más vil y aberrante esclavitud moderna de la minoría Uigure por parte del gobierno del Partido Comunista Chino.   

La recolección del algodón es una actividad dura y estacional, por tal razón, los habitantes de las regiones aledañas a Xinjiang, viajaban para la época de recolección atraídos por el trabajo, pero cada año eran menos las personas que volvían para la temporada de recolección debido a la crudeza del trabajo y las extenuantes jornadas. Por un tiempo la situación se sostuvo atrayendo a la mano de obra con mejores salarios, pero llegó el momento en que el precio del algodón proveniente de la provincia de Xinjiang, dejó de ser competitivo por sus costos.

Ante tal situación, el gobierno de Beijing, construyó unos campos de reeducación alrededor de las fábricas textiles desde el año 2018, en donde fueron llevados miles de ciudadanos de la minoría étnica de los Uigure, que profesan la religión musulmana, con el fin solventar el problema de la mano de obra para la recolección del algodón.

El gobierno chino, vende los “campos de reeducación” como parte del programa de la erradicación de la pobreza, que es el objetivo máximo del líder Xi Jinping para la conmemoración de los 100 años del PCC -Partido Comunista Chino-; en donde las personas se enlistan de manera voluntaria para mejorar sus condiciones de vida.

En informes encontrados durante la investigación, el fin de los campos es presentar una oportunidad para transformar el “arraigado pensamiento perezoso” y “cambiar el deseo de quedarse en casa para criar a los hijos que son una causa importante de pobreza” de los aldeanos rurales y de esa forma: “El Estado está proporcionando sistemas de atención centralizados para los niños, los ancianos y para el ganado, para que todos, se liberen de las preocupaciones de salir a trabajar”

En otro documento datado en octubre de 2020, decreta directamente el trato que se le debe dar a los “nuevos trabajadores” de la industria textil, en donde siempre deben estar bajo la vigilancia de los agentes del gobierno, “coman, vivan, estudien y trabajen con ellos, implementando activamente la educación mental durante la recolección del algodón”

Difícil de creer la situación argumentada por el gobierno chino, cuando en las instalaciones se observan torres de vigilancia, las personas uniformadas y caminando en dos hileras, una al lado de la otra y seguidas por autos militares.

En la segunda parte de éste especial se hará alusión al entramado sistema que el gobierno chino aplica para disminuir sus indicadores de pobreza.

ÚLTIMAS NOTICIAS