sábado, marzo 6, 2021
Inicio Medellín ¿Alcalde de Medellín sin autoridad moral para controlar fiestas callejeras?

¿Alcalde de Medellín sin autoridad moral para controlar fiestas callejeras?

El alcalde de Medellín, Daniel Quintero perdió la capacidad de controlar las fiestas callejeras en la ciudad. Su propio ejemplo y la de sus funcionarios, han sido interpretados por gran parte de la ciudadanía, como una autorización explícita para celebrar multitudinariamente y salirse con la suya.

Mientras que por el lado de la Gobernación de Antioquia y el Gobierno Nacional, las alarmas fueron encendidas por la alerta roja hospitalaria que ya casi copa la capacidad de atención en UCIs y se han tomado medidas restrictivas que busquen contener la propagación de contagios por Covid-19, como el toque de queda y la ley seca en este puente festivo; desde la alcaldía de Daniel Quintero, los mensajes confusos y actuaciones contradictorias del propio alcalde y sus funcionarios pasa factura en lo que la ciudadanía hace.

Por lo menos cinco fiestas multitudinarias de han realizado en el último mes en las que se violan todos los llamados al distanciamiento, uso correcto de tapabocas y a evitar aglomeraciones, demostrando la falta de autoridad moral que tiene el alcalde y toda la administración municipal, que no ha hecho campañas para hacer aplicar las restricciones y menos han emprendido acciones de control ante la difícil situación.

La primera fiesta fue hace un mes en el barrio Santa Sofía en Robledo. La gente no hizo caso a las advertencias del alcalde y se lanzó a las calles en una masiva fiesta que disfrutó la gente desde los balcones y terrazas tras copar las calles.

La segunda fue en el barrio Moravia, en donde una multitud salió a las calles violando todos los protocolos de bioseguridad y protagonizaron una fiesta callejera en la noche, en la que participaron adultos y menores de edad. En video, el grupo Guardianes de Antioquia, denunció lo allí ocurrido sin que nada hiciera la alcaldía.

La tercera fiesta, curiosamente, correspondió a los funcionarios de la Alcaldía de Medellín y exmiembros de la campaña del actual alcalde Daniel Quintero, quienes pese a que ese mismo día fueron anunciadas las medidas restrictivas por el incremento de casos de Covid-19, principalmente en Medellín, hicieron caso omiso al llamado de sensatez y cuidado y protagonizaron una fiesta de celebración por el primer año de haber ganado las elecciones a la alcaldía. El lugar fue una licorera en la 80 en el barrio Calazans que fue, inclusive, subidas las fotografías a las redes de algunos funcionarios de la propia alcaldía. Nuevamente nada se conoció sobre sanciones o llamados de atención y por el contrario la complacencia del mandatario local brilló por su silencio.

(DENUNCIA) La fiesta callejera montada por funcionarios de la Alcaldía celebrando un año del triunfo de Quintero

La cuarta de estas fiestas ocurrió a plena luz del día y en pleno centro de Medellín, en el icónico lugar del Parque de Berrío, en donde una importante cantidad de personas, protagonizaron un baile retador a la autoridad del alcalde, sin que nadie pudiera hacer nada. Los mismos ciudadanos denunciaron en sus redes el episodio. En esta oportunidad, un poco convincente llamado de atención hizo en redes sociales Daniel Quintero, pero ninguna sanción.

La quinta fiesta fue este fin de semana violando además, el toque de queda y la ley seca en donde cientos de personas participaron de la megafiesta con reggaetón en el barrio Trinidad, en donde con un camión tarima, se realizó un concierto con cantantes de reggaetón, violando las medidas decretadas de ley seca y toque de queda. La fiesta fue amenizada con pirotecnia y los artistas Amaro, Alexis, Blessed, Xantos y Yomo.

En ninguna de las multitudinarias fiestas, las autoridades han actuado y la policía, ha optado por vigilarlas y no intervenirlas para no generar altercados y desórdenes con los fiesteros, al menos con las de Robledo, Moravia y Trinidad. La fiesta de los funcionario del Alcalde ni siquiera fue tocada por autoridad alguna y la de los adultos mayores en el parque de Berrío, solo un pronunciamiento sin contundencia por parte del alcalde.

Pero es que la autoridad moral del alcalde está disminuida por sus propios comportamientos conocidos por la ciudadanía en la que le han sido denunciadas por sus vecinos, varias fiestas por lo que los llamados a cumplir con las normas no tiene la fuerza que debe tener un mandatario. Ya inclusive, una de las subsecretarias del círculo cercano del alcalde, debió renunciar por participar en una fiesta, mientras violaba las disposiciones restrictivas por Covid-19.

Durante este fin de semana, puente festivo de Halloween, la Policía Metropolitana reportó haber intervenido un total de 186 fiestas prohibidas y  haber multado a 344 personas en los 10 municipios del Valle de Aburrá, entre ellos se cuenta a Medellín, pero nada se dijo de la fiesta del barrio Trinidad, en un contraste con la declaración del comandante de la policía de la ciudad, que indicó satisfacción por el comportamiento ciudadano.

Pero es que los mensajes confusos y poco claros contrastan con las fiestas, pues el alcalde, en medio de las medidas restrictivas en el puente festivo, inauguró la Feria de las Flores, lo que para gran parte de la población medellinense, es sinónimo de fiesta.

Entretanto, Antioquia sigue reportando preocupantes cifras de contagios de Covid-19, con 2.663 el jueves, el viernes 2.514, el sábado 2.098 y ayer domingo 1.396.

Mientras el Departamento en cabeza del Gobernador de Antioquia, toma medidas, la reacción del alcalde de Medellín, principal aportante de los casos de contagio, solo atina a solidarizarse con el departamento y el gobernador en escuetos mensajes por twitter.

 

 

 

 

ÚLTIMAS NOTICIAS