miércoles, julio 28, 2021
InicioOpiniónDiego ArangoAbril, un mes difícil

Abril, un mes difícil

Por Diego Arango O

El asesinato de Jorge Eliecer Gaitán, el 9 de abril de 1948, y el nacimiento del M-19 el 19 de abril de 1970. Fueron hechos nefastos para la vida colombiana, pues ambos cargados de violencia y muerte sin resultado alguno han estremecido la vida nacional.

Aquel 9 de abril Gaitán, un líder popular, amado por el pueblo fue ultimado de varios disparos a mansalva por un sicópata criminal, Juan Roa Sierra quien también cobró su vida a manos de la muchedumbre. El Bogotazo fue un funesto hecho histórico que manchó la vida republicana de Colombia y jamás se olvidará. Han pasado 73 años del suceso y aun se mantiene vivo en el alma de mucha gente sin haberse conocido la verdad.

El 19 de abril de 1970 un grupo de subversivos clandestinos decidieron, bajo la dirección de un desconocido en aquel tiempo, Jaime Bateman Cayón, crear un movimiento armado para desestabilizar el gobierno electo del nuevo presidente Misael Pastrana Borrero. Muchos de ellos o quizas la gran mayoría salieron de las filas de Anapo-Alianaza Nacional Popular, partido político creado a instancias del expresidente de facto Gustavo Rojas Pinilla. Este movimiento clandestino y armado realizó audaces acciones en contra del establecimiento como guerrilla urbana, luego hizo transito a guerrilla rural, se interno en el narcotráfico y terminó entregado luego de crueles asesinatos, secuestros y atentados, para convertirse en movimiento político sin éxito, pero enquistados en el sistema político con los mismos vicios que ellos atacaban de clientelismo y corrupción.  

Ambos hechos oprobiosos para el país que nos deja el mes de abril, como también ha sido en la actual situación mundial a causa de la pandemia, las miles de vidas que se han perdido este mes por el Covid-19, el de mayor numero de decesos, desde gente adulta, hasta muchos jóvenes, médicos y personal de la salud, quienes luchando por los demás cobraron sus vidas.

Ha sido un mes muy duro como el del año pasado que inició la pandemia con fuerza, pero en este mes el país entre los tantos fallecidos está el de un gran hombre, el senador conservador Eduardo Enríquez Maya, nariñense, un verdadero adalid de la política, hombre sano, culto, entregado a su labor parlamentaria, un intelectual comprometido con la democracia, autor de leyes muy positivas, pues gracias a su autoría los segundos electoralmente pudieron participar en el Congreso, Asambleas y Concejos valiéndoles el esfuerzo logrado.

Abril ha sido un mes duro para el país, un mes de proyectos legislativos que quizas son necesarios para la estabilidad económica del país, como la reforma tributaria presentada al Congreso por el gobierno, pero inconveniente para el bolsillo de la gente, que pasando dificultades financieras en sus negocios y hogares, se verán obligados a pagar mas impuestos y ser grabados en productos de primera necesidad, pensiones y mas, algo que la oposición va a capitalizar electoralmente a su beneficio, llevando al país a una aventura peligrosa de la izquierda ávida de poder.

[email protected]

ÚLTIMAS NOTICIAS